Vuelve García Martín: denunciado por apropiación indebida de un puerto deportivo

Los administradores del puerto de Combarro denuncian al dueño de Feca Neón por apropiación indebida, coacción a los trabajadores y allanamiento de locales

Puerto deportivo de Combarro

Imagen de archivo del puerto deportivo de Combarro. Páxinas Galegas

Carlos García Martín reaparece. El empresario gallego, que en los últimos meses ha visto frustradas sus compras de Sanbrandán, Isidro 1952 y El Correo Gallego, ha sido denunciado por los dueños del puerto deportivo de Combarro por haber cometido presuntos delitos de apropiación indebida, allanamiento de locales del puerto deportivo y coacción a los empleados.

Manuel Cameán y Rolando Andrade, administradores de Intec y Ronáutica, respectivamente, sellaron el pasado mes de octubre la venta del puerto deportivo de Combarro a García Martín y su socio (Carlos Orozco). Ahora, tres meses después, han denunciado al empresario coruñés y su socio después de que estos se personasen en las oficinas de la sociedad para tomar el control de la compañía pese a no haber abonado las cantidades comprometidas.

La secuencia de los hechos

Según informa el Diario de Pontevedra, Cameán y Andrade se vieron obligados a llamar a la Guardia Civil ante unos hechos que tuvieron lugar el pasado 22 de enero. Fue el mediodía de ese día cuando, según el relato de los denunciantes aportado a Diario de Pontevedra, «se personaron en las oficinas del puerto deportivo y exigieron de forma amenazante a Rolando Andrade y a Victoria Santoro (directora del puerto) que abandonasen las instalaciones, porque ellos se iban a hacer cargo de la sociedad».

Después de que la Guardia Civil comunicase que no podían desalojar a nadie sin resolución judicial, García Martín y Carlos Orozco aprovecharon la pausa para comer de los administradores y la directora del puerto para, según aseguran los denunciados, dirigirse de nuevo a la oficina para reventar las cerraduras. El objetivo era poder cambiarlas por otras, tarea para la que incluso se había desplazado hasta el lugar un cerrajero, que fue informado por los denunciantes de que cometería un delito grave si sustituía las herraduras.

Incumplimiento de los pagos

El acuerdo para la compra de Intec y Ronáutica se rompió después de que los dueños de Feca-Neón no abonasen las cantidades comprometidas antes de la fecha límite para realizar el desembolso (15 de enero), de modo que el puerto deportivo de Combarro pasa a sumarse a su lista de inversiones fallidas.

Los dueños del Centro Óptico Galego sellaron su desembarco en Feca-Neón en septiembre de 2019 e intentaron hacerse con el control de Sanbrandán, El Correo Gallego e Isidro de la Cal. Esta última se ha visto abocada a la liquidación después de que García Martín (en su día condenado a cuatro años y medio de prisión por estafa y falsedad en documento mercantil a través de una entidad bancaria ficticia) y el dueño de la pesquera cambresa, Pablo García-Gascó no rubricasen el acuerdo final por supuestos incumplimientos.

Según el Diario de Pontevedra, los empleados del puerto deportivo de Combarro se encuentran realizando guardias de 24 horas para evitar el allanamiento de instalaciones y han tenido que desbloquear la cuenta corriente de la firma después de que los denunciados se presentasen con unos poderes en la sociedad “que ya están revocados para exigir el bloqueo de las cuentas”.