El Covid y la factura de la luz saca a los ganaderos a la calle para regalar más de 1.000 kilos de carne

La acción pretende denunciar los bajos precios que perciben por la carne en plena escalada de costes y tras el impacto de los cierres en la hostelería

Acción sindical convocada por UUAA (Unions Agrarias) de denuncia de la situación que atraviesan los ganaderos de carne de Galicia. Reparten piezas de carne en bandejas. Praza do Toural. - ÁLVARO BALLESTEROS

Acción sindical convocada por UUAA (Unions Agrarias) de denuncia de la situación que atraviesan los ganaderos de carne de Galicia. Reparten piezas de carne en bandejas. Praza do Toural. – ÁLVARO BALLESTEROS

Decenas de ganaderos se han concentrado este viernes en la Praza do Toural de Santiago, donde han repartido entre los viandantes más de 1.000 kilos de carne.

La acción, impulsada por Unións Agrarias, pretendía denunciar los bajos precios que perciben por su producto y que, según indican, es inferior a los costes de producción.

La plaza se abarrotó en pleno reparto de bandejas a las personas que se acercaban y a las que se pedía complicidad con los ganaderos. Unións Agrarias también solicitó a las administraciones que actúen para garantizar que tengan un margen de beneficio por su trabajo.

Pierden «200 euros» con cada ternero

El secretario xeral de la organización, Roberto García, denunció que 11.000 explotaciones, prácticamente todas familiares, atraviesan una situación difícil pese a producir una “carne de extrema calidad” y señaló que pierden “unos 200 euros” con cada ternero.

García destacó que el modelo artesanal representa a una explotación que gestiona el territorio, el medio ambiente, y que supone la principal barrera de lucha contra el fuego y el cambio climático. «Cuando desde el Gobierno se hace un ataque al consumo de carne sin diferenciar los dos modelos, se está atacando al principal valedor del territorio y del medio ambiente», señaló en alusión a las palabras de Alberto Garzón, instando a consumir menos carne para proteger la salud y el planeta.

Del Covid a la factura de la luz

El problema para las granjas viene de lejos. Soportaron una «crisis sin precedentes» durante los 18 meses de pandemia con el cierre de la hostelería, toda vez que se trata del sector en el que se consumían las piezas más valoradas de los becerros, como son los solomillos y los chuletones.

El cierre de establecimientos provocó «una caída del precio del más del 28%». «Y cuando aún no estamos recuperados de ese proceso…, nos encontramos con la otra factura, que es la que nos están pasando las compañías eléctricas, de venta de gasóleo, los abonos, nos piensos…», censuró García, quien asegura que el precio de la carne es el mismo que en 2011.  

«Si a eso le sumamos que lo que paga el consumidor no llega al ganadero porque queda en la mano del intermediario, nos encontramos con que producir un kilo de carne cuesta, según los datos del ministerio 5,35 euros, pero el ganadero cobra una media de 4,20 o 4,30 euros», zanjó.