Las cofradías de pescadores claman contra la UE por el futuro de la pesca artesanal

La Federación Galega de Confrarías defiende el "rol clave" del sector en la economía gallega y critica que Bruselas no facilite ayudas ni siquiera en tiempos de Covid-19

Pesca artesanal

El patrón mayor de la cofradía de Arosa, Juan José Rial Millán, tras la recogida de basuras marinas. EFE

El presidente de la Federación Galega de Confrarías, José Antonio Pérez Sieira, lanza un SOS por el futuro de la pesca artesanal. El representante de los pescadores gallegos ha solicitado ante la Comisión Europea de Pesca que se refuercen los pilares para la supervivencia del sector y que se le faciliten ayudas a Galicia.

Pérez Sieira ha trasladado esta petición en una audiencia pública organizada por la Comisión Europea de Pesca, a la que ha sido invitada la Federación Galega de Confradías. En ella ha defendido la cogestión y los planes de explotación que anualmente se elaboran a través de las cofradías y la administración, que «son fundamentales para mantener el equilibrio y la continuidad» de la actividad, pero también ha considerado «fundamental que las instituciones europeas reconozcan el papel que las cofradías ejercen en esta cogobernanza«, que «ha ayudado a mejorar la legitimidad de la toma decisiones y la transparencia y reputación de la pesca artesanal en general».

El papel clave de la pesca

«El mantenimiento de las comunidades pesqueras y por tanto el empleo son grandes preocupaciones de la Unión Europea pero que también preocupan a las cofradías de pescadores porque son las garantes de que la pesca artesanal y el marisqueo mantengan los empleos y por lo tanto las propias comunidades costeras. Necesitamos enfatizar que la pesca artesanal desempeña un rol clave en el sostenimiento económico y social de nuestras comunidades costeras«, ha valorado SIeira.

Según el presidente de las cofradías gallegas, el propio sector es «el primer interesado en que siga habiendo recursos que explotar» para poder seguir dándole un futuro profesional a generaciones, y ha reiterado la «falta de reconocimiento real» de su papel y de la contribución socioeconómica «para los países europeos que dependen de la pesca».

«Leemos muchas veces que, sobre el papel, se promueven medidas de apoyo a la pesca artesanal pero les puedo asegurar que eso no es percibido en absoluto por nosotros. En cuanto al reparto y asignación de cuotas, la Federación gallega de Cofradías ve como año a año son reasignadas sin tener una consideración para la flota artesanal real».

A vueltas con las ayudas europeas

En este sentido, ha trasladado su preocupación por los nuevos ajustes en los repartos como la posible introducción del concepto de Rendimiento Económico Máximo y ha reprochado que no han percibido un apoyo de la Unión Europea «ni siguiera durante la pandemia de la Covid-19».

«Es necesario hacer una mención especial a la petición que el sector pesquero artesanal gallego está demandando ante la perspectiva actual y que no es otra que la de requerir la exención de la pesca accidental, dentro de la modalidad de pesca costera artesanal, del sistema de TAC y cotas implantado por la Unión Europea” para un sector de la pesca fresca que facturó 410 millones de euros a través de 150 millones de kilos de productos marinos.