8-M: decenas de manifestaciones en Galicia por los “trabajos invisibles” de la mujer

El colectivo feminista Galegas 8M y los sindicatos convocan manifestaciones en las siete grandes ciudades con el lema 'Sin cuidados no hay vida' para visibilizar los trabajos de la mujer

8-M en Galicia

Imagen de las manifestaciones por el 8-M en Santiago de Compostela el año pasado

El colectivo feminista Galegas 8M y los sindicatos convocan decenas de manifestaciones en Galicia para reivindicar los “trabajos invisibles” que recaen principalmente en las mujeres. Bajo el lema ‘Sin cuidados no hay vida’, los convocantes de estas movilizaciones quieren poner en valor que estas labores “permiten la reproducción y el mantenimiento de la vida” pese al escaseo reconocimiento que recibe por parte del resto de la sociedad, según denuncian.

Los colectivos recuerdan que esta manifestación con motivo del 8-M se preguntan por qué motivo se critican estas marchas cuando, según recalcan, son similares a las realizadas por los trabajadores de Alcoa o los hosteleros contra las restricciones al sector por el Covid-19. Además, denuncian que se autorizase incluso la manifestación de negacionistas llegados de toda España a Santiago de Compostela y que no guardaron las distancias ni portaron mascarillas.

Así, frente a las declaraciones institucionales que desaconsejan «la celebración de actos multitudinarios» como las realizadas por la ministra de Sanidad, Carolina Darias, o el conselleiro de Sanidade de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, Galegas 8M ha contestado que «los derechos de las mujeres no se confinan». «La pandemia nos obligó a reformular nuestras acciones y la manera de organizarnos. Pero a pesar de todas las restricciones y limitaciones, el movimiento feminista gallego no se va a quedar callado. Lo repensamos todo para garantizar la seguridad, pero no vamos a renunciar a salir a la calle«, ha indicado Ester Mariño, integrante de Galegas 8M, consultada por Europa Press.

Manifestaciones en las siete ciudades gallegas

La convocatoria está apoyada por más de 30 asociaciones y sindicatos como la CIG, Comisiones Obreras o la Central Unitaria de Traballadores e Traballadoras (CUT). Con ella, la agrupación feminista feminista establece una serie de medidas para tratar de garantizar lo máximo posible la seguridad sanitaria de las participantes, que se organizarán en columnas, «respetando la distancia de seguridad entre manifestantes y siempre con mascarilla».

Los convocantes de unas manifestaciones que se celebrarán en ciudades como Santiago de Compostela A Coruña, Lugo, Ourense, Ferrol y Vigo, así como en localidades como Vilagarcía de Arousa, Monforte de Lemos, Burela y Oleiros, censuran que las mujeres sean las más perjudicadas por la brecha digital o por la alfabetización electrónica” e instan a las mujeres gallegas a una huelga de 24 horas en los ámbitos estudiantil, laboral, de consumo y de cuidados el 8 de marzo con el objetivo de «visibilizar lo invisible.

«Una situación límite»

«La crisis sanitaria provocada por la covid-19 nos golpeó más que a nadie; nos enfrentamos a una situación límite», ha declarado Ester Mariño, que ve «más necesario que nunca» llevar a cabo estas protestas concienciar y «hacer ver a la sociedad» que los cuidados -de los que se ocupan en un 97% las mujeres-, «resultaron ser el sustento de la vida durante la pandemia».

Critica que gran parte de estos trabajos siguen realizándose sin ningún tipo de remuneración, «pese a que su gratuidad ahorra costes al sistema«. Y cuando son remunerados, indican, «se realizan en condiciones de precariedad, infravalorados social y económicamente». Además, a muchas mujeres, recalca la asociación feminista, «se les hizo creer que el teletrabajo era la fórmula ideal de conciliación, cuando en realidad acabó siendo una trampa para muchas trabajadoras que acabaron compatibilizando empleo y tareas domésticas».

La Consellería de Emprego e Igualdade, consultada por Europa Press, ha ratificado «su apoyo a la mujer y a la igualdad», pero ha señalado que «no es el momento de tomar las calles». «Defendemos firmemente los derechos de la mujer pero, en plena pandemia, con un estado de alarma y toque de queda, no parece razonable que los gobiernos promuevan manifestaciones y concentraciones», ha apuntado el departamento de Igualdad de la Xunta de Galicia. El BNG y Marea Atlántica, por su parte, sí apoyan explícitamente la celebración de concentraciones durante el 8 de marzo.