El Congreso aprueba la Ley de Cambio Climático con la abstención del PP

PSOE y Podemos sacan adelante la ley con la abstención del PP y el voto de los partidos de la investidura, sin contar con las enmiendas contra el artículo 18 sobre las concesiones en la costa

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el del Partido Popular, Pablo Casado: Fotos: EFE

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el del Partido Popular, Pablo Casado: Fotos: EFE

El PP, con su abstención, ha facilitado que los partidos del Gobierno saquen adelante en el Congreso la Ley de Cambio Climático, asunto especialmente delicado y polémico en Galicia por su articulado. Concretamente, el que hace referencia a las concesiones en la costa. La Comisión de Transición Ecológica ha dado luz verde al texto sin las enmiendas contra el artículo 18, con sus apartados 18.3 y 18.4. 

Una vez aprobado por mayoría el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, queda pendiente ya solo de su último trámite en el Senado. PSOE y Podemos han sacado adelante la norma con la abstención del PP y el voto de los partidos que apoyaron la investidura de Sánchez. Solo Vox se opuso a una norma que busca reducir un 23% las emisiones en 2030 

La posición del PP 

Concretamente, en la comisión, la ley fue aprobada con 22 votos a favor, 5 en contra y 10 abstenciones, con la luz verde al dictamen con las enmiendas incorporadas al texto. Impulsada por Unidas Podemos y PSOE, formaciones como ERC, EH-Bildu, PNV, Teruel Existe y Ciudadanos han dado su “sí”. Además del Partido Popular, formaciones como Más País se han abstenido. 

Se trata de la primera norma en España para mitigar el calentamiento global. Es una de las grandes apuestas de legislatura del Gobierno. La citada ley, una vez aprobada en el Congreso (en la comisión para la Transición Ecológica), será remitida al Senado para su ratificación final. Si no se aceptan nuevas enmiendas en el Senado, la ley quedara aprobada en unos 20 días. 

Ambiciosos objetivos 

Tras los cambios y las enmiendas, en el 2030 las energías limpias deberán representar el 42% en el consumo final de energía (y no del 35% inicialmente previsto), y aportar el 74% del sistema eléctrico (y no el 70%). El consumo de energía primaria deberá reducirse un 39,5%. 

La ley mantiene la previsión de prescindir de los vehículos convencionales de combustión interna en 2040 (gasolina, diésel e híbridos no enchufables) y prohibir las nuevas autorizaciones de exploración y concesiones de explotación de hidrocarburos, incluidas las zonas costeras.  

La cruzada de la Xunta

Hace tres semanas, las conselleiras de Mar y Medio Ambiente, Rosa Quintana y Ángeles Vázquez, remitieron una misiva a la ministra Teresa Ribera en la que mostraban su preocupación por este asunto. La Xunta considera que el artículo 18 de esta nueva ley «pone en riesgo» el futuro de las empresas situadas en la costa del sector mar-industria.

En respuesta, en una carta con fecha de 7 de abril, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha respondido a la Xunta que no considera que esta norma «vulnere la seguridad jurídica» ni que sea «inconstitucional». Así, lanza un mensaje «tranquilizador» a la industria del mar en relación con la concesiones, al tiempo que pide al Gobierno gallego no generar una «falsa sensación de alarma» que contribuye al «desconcierto» del sector.