Feijóo descartó mantener el toque el queda por miedo a los tribunales

El presidente espera que la Justicia gallega apruebe la decisión de la Xunta de limitar las reuniones a solo convivientes entre las 01.00 y las 06.00 horas

Feijóo

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo

La Xunta de Galicia afronta el fin del estado de alarma con incertidumbre. Así lo ha indicado el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, después de que el tribunal superior del País Vasco tumbase el mantenimiento del toque de queda previsto por el Ejecutivo de la comunidad y los tribunales valencianos, por contra, lo aprobasen.

De hecho, el dirigente reconoció que la administración gallega no propuso el mantenimiento del toque de queda en la comunidad por temor a que esa propuesta fuese tumbada en los tribunales debido a la buena situación epidemiológica del territorio. Sin embargo, la propuesta autonómica pasa por una suerte de toque de queda “light”, como él mismo indicó. A partir de este fin de semana, los bares ampliarán su horario hasta las 23.00 horas, y los restaurantes hasta las 01.00 de la madrugada. No obstante, la Xunta prohíbe las reuniones entre no convivientes, tanto en el espacio público como en el privado, entre la una de la madrugada y las seis de la mañana.

Feijóo manifestó que estas medidas entrarán en vigor una vez se publiquen en el Diario Oficial de Galicia (DOG), aunque podrían decaer en el caso de ser tumbadas por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. “Creemos que podemos obtener la aprobación”, dijo Feijóo.

«Inseguridad jurídica»

No obstante, el presidente de la Xunta reconoce que las recientes decisiones de tribunales autonómicos generan cierta incertidumbre. “Empezamos a conocer los resultados de la decisión del Gobierno central de levantar el estado de alarma sin ningún mecanismo que ayude a legislar. Ya hay dos decisiones contradictorias. Valencia, con una incidencia baja, ve como los tribunales autorizan el toque de queda, mientras que en País Vasco, con una incidencia alta, no se autoriza. Lo que hay es una enorme inseguridad jurídica”, reflexionó.

“La resolución del tribunal de justicia vasco es diáfana. Sin un estado de alarma no se pueden restringir derechos fundamentales. La dejadez del Gobierno central nos obliga a una cogobernanza atípica, donde la pandemia tiene que gestionarse entre los presidentes autonómicos y los tribunales”, explicó, para cargar una vez más contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez. “Es difícil actuar con menos diálogo y más irresponsabilidad”, terció.

Dificultad para mantener el toque de queda

“Junto con la asesoría jurídica de la Xunta entendimos que era difícil de sostener solicitar el mantenimiento del toque de queda con una incidencia baja. La defensa nos parecía difícil. Aún así, aunque no podemos impedir que un ciudadano salga de su casa, sí podemos impedirle que tenga contacto con personas no convivientes tanto en la calle como en el domicilio”, declaró.

Queda por saber si los tribunales ratificarán el plan de desescalada de la Xunta que, en todo caso, de momento, entrará en vigor este fin de semana tras la publicación de las normas en el Diario Oficial de Galicia.