Feijóo se destapa: propone elecciones autonómicas en julio

Feijóo pone las cartas boca arriba y cree que, en base a informes sanitarios y jurídicos, las mejores condiciones para las elecciones serán en julio

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha puesto las cartas boca arriba. En una comunicación a los medios este miércoles, el mandatario gallego ha indicado que, si bien no es algo que en este momento le apetezca abordar debido a la crisis sanitaria del Covid-19, es necesario hablar de nuevas elecciones en Galicia, debido a que la legislatura se acaba. Hasta el momento, el dirigente, al contrario que el lehendakari Urkullu, no quiso hablar de fechas. Sí lo ha hecho esta jornada y ha apuntado que existen dos encima de la mesa: julio y septiembre. Sin embargo, ha indicado que cuenta con hasta ocho informes de expertos sanitarios y de la asesoría jurídica central de la Xunta de Galicia que recomiendan que las elecciones se celebren a la mayor brevedad y aprovechando los meses de verano.

Esto es, julio. De hecho, preguntado por los periodistas, el político de Os Peares ha indicado que una fecha posible sería el 12 de julio, teniendo en cuenta que la ley electora gallega obliga a que pase un periodo de 54 días desde la convocatoria de los comicios hasta su celebración. «No tengo ningún interés en estas elecciones. Si alguien quiere proponer que las elecciones no se celebren hasta que haya una vacuna o hasta el año 2021, pues que lo haga», ha dicho el dirigente, preguntado por a respecto de si existe interés electoral por su parte en la celebración de las elecciones.

Informes a la oposición

Feijóo indicó que acaba de remitir los citados informes a los grupos de la oposición, con los que se reunirá mañana jueves para conocer sus impresiones y, posteriormente, tomar una determinación que, a todas luces, parece ya decantada. De hecho, el político conservador recordó que el presidente autonómico tiene competencia indelegable para dos asuntos: la formación de Gobierno y la convocatoria de elecciones.

Ante las posibles críticas por parte de la oposición, que lleva ya semanas alertando de que no sería recomendable celebrar unas elecciones en julio, teniendo en cuenta la situación de emergencia sanitaria, Feijóo ha recordado que «hubo políticos en Galicia que no querían que se paralizasen los comicios previstos para el 5 de abril«, una fecha electoral que tanto Galicia como País Vasco aparcaron debido a la entrada en vigor en estado de alarma.

El líder de los socialistas gallegos, Gonzalo Caballero, insistió hasta el final en que se podían celebrar los comicios, ya que, en la historia, ya tuvieron lugar elecciones en momentos complicados (llegó a aludir al 11M). No obstante, toda la oposición abogó por el aplazamiento de las elecciones una vez comenzó a plantearse la posibilidad del confinamiento.

Tras los pasos de Urkullu

De esta forma, Galicia parece seguir la estela del País Vasco, una vez más, en materia electoral. Si bien Feijóo anunció este mediodía que mañana jueves se reunirá con los grupos de la oposición, el lehendakari Urkullu comunicó hace ya una semana que el 14 de abril celebraría una reunión con los grupos del Parlamento euskera de cara a definir la fecha de las elecciones.

El presidente gallego reconoció que ha hablado con el lehendakari vasco y que, de hecho, su comunicación se ha intensificado en las últimas semanas. Precisamente, el acuerdo al que llegó el PNV con el Gobierno de Pedro Sánchez para facilitar que saliese adelante una nueva prórroga de la cuarentena es el que ha posibilitado que ambos territorios tengan capacidad para abordar un proceso electoral aún con la vigencia del estado de alarma.