La escalada de la luz lleva al límite al Banco de Alimentos de Lugo

La presidenta del Banco de Alimentos de Lugo denuncia que la última factura de la electricidad ascendió a 1.270 euros, cifra que multiplica por seis a su media histórica

Imagen de archivo de varios voluntarios del Banco de Alimentos de Lugo cooperando durante el confinamiento

Imagen de archivo de varios voluntarios del Banco de Alimentos de Lugo cooperando durante el confinamiento

El Banco de Alimentos de Lugo lanza un SOS por la escalada de la luz. La entidad cuestiona su capacidad de supervivencia ante un alza de los costes de combustible y la luz que le ha llevado a abonar una última factura de electricidad de 1.270 euros.

Su presidenta, Amadora Núñez, ha señalado que esta cantidad es seis veces superior a la horquilla de entre entre 190 y 240 euros que se abonaba normalmente (con un máximo de 245 euros por la electricidad). «Un Banco de Alimentos no se puede permitir pagar eso de luz, porque no hay recursos para todo eso. Además, si hablamos del combustible y el alquiler de la nave, es una locura lo que pagamos. No se entiende», ha protestado Núñez.

Paralelamente, la presidenta ha reconocido que las «reservas» se encuentran, en este momento, «un poco flojitas». «No estamos boyantes y ahora solo vamos tirando», ha dicho. Sobre todo, ha desgranado que lo que más falta hace es «arroz, pasta y lentejas». «Eso es algo que sale todos los días. Es muchísima gente la que viene y eso vuela», ha explicado.

Amadora Núñez ha constatado que el número de familias que tienen que recurrir al banco «cada martes y cada viernes» que son los días en que se abre, aumentan, y son en torno a 2.000. «Por el momento hemos podido atender a todo el mundo. Espero seguir adelante como hasta ahora, con las ayudas de la gente, con la buena voluntad de todo el mundo esperemos poder seguir atendiendo», ha invocado.