Los médicos de familia ya vaticinan una cuarta dosis contra el Covid-19

Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, advierte de que será necesario "revacunar para poder mantener un estado inmunitario adecuado"

En la foto centro de vacunación en el Instituto Ferial de Vigo. .EFE / Salvador Sas

En la foto centro de vacunación en el Instituto Ferial de Vigo. .EFE / Salvador Sas

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) advierte de que será necesaria una cuarta dosis de la vacuna contra el Covid-19. Su portavoz, el lucense Lorenzo Armenteros, considera que será necesaria una dosis adicional a la que ya se ha comenzado a suministrar a menores de 60 años en comunidades como Galicia para frenar posibles rebrotes.

Según Armenteros, el efecto de la vacuna de Pfizer podría ser “relativamente bajo” ante la variante ómicron, lo que obligaría a “estar continuamente revacunando”. “Más que reforzar será revacunar para poder mantener un estado inmunitario adecuado que permita reducir la progresión de la enfermedad que no la transmisión”, ha señalado.

“Cada comunidad está tomando decisiones por su cuenta”

“Estamos viendo que incluso con vacunados no se impide esa transmisión, solo se reduce el progreso y el grado de enfermedad en aquellos que se puedan contagiar y entonces tendrán menos grado de afectación”, ha subrayado, antes de quejarse de la “falta de coordinación” entre administraciones a cuenta de la tercera dosis.

Cada comunidad autónoma está tomando decisiones por su cuenta. Unos vacunan en colegios, otros en centros de salud o en vacudrónomos. No hay un acuerdo, ni una estrategia común para hacer esta vacunación”, ha censurado. Además, el facultativo ha criticado que “se hace todo deprisa, con una velocidad desorbitada y siempre por detrás de los acontecimientos”.

“Lo que se podía haber hecho con precisión, se hace ahora con una premura y una velocidad que obliga a sobrecargar todas las estructuras sanitarias”, ha protestado finalmente el portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, que ha puesto el acento en la sobrecarga que va a sufrir de nuevo la “atención primaria”.