Tercera ola: Galicia emerge como la comunidad con mayor endurecimiento de restricciones

Todas las comunidades endurecen sus medidas para frenar el avance del Covid pero, de momento, Galicia, La Rioja, Murcia y Comunidad Valenciana toman la delantera

Control policial

Control de movilidad en Santiago de Compostela ante las restricciones por Covid-19. Europa Press

La virulencia de la tercera ola del coronavirus ha obligado a las comunidades autónomas a endurecer sus medidas de restricción social. Si bien la incidencia del virus en Galicia aún está por debajo de la media estatal, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció este lunes un drástico aumento de las medidas de distancia social en la comunidad. En el caso gallego durante, al menos, las próximas tres semanas todos los municipios, 313, quedan confinados perimetralmente. Además, se reduce de forma notable la actividad no esencial. La hostelería tendrá que bajar la persiana, permitiéndose, únicamente, la venta de comida a domicilio o para llevar. El comercio cerrará a partir del miércoles a las 18.00 horas y los centros comerciales no podrán abrir al público durante los fines de semana. Las universidades estarán cerradas hasta el 8 de febrero y, al menos, la primera semana tras la reapertura será telemática. Otra de las principales medidas que marcan la diferencia con el resto de comunidades autónomas es que en la gallega las reuniones quedan limitadas, tanto en el interior como en el exterior, a únicamente personas convivientes.

De Madrid al País Vasco

Contrastan estas medidas con otras puestas en marcha en distintos territorios del Estado español este lunes. En Madrid, por ejemplo, han entrado en vigor nuevas medidas de distancia social que pasan por un adelanto del toque de queda a las 22.00 horas (en Galicia esta medida ya está vigor). También se ha decretado el cierre de la hostelería y los establecimientos no esenciales a las 21 horas, al tiempo que se han prohibido las reuniones de no convivientes en domicilios.

En el caso del País Vasco, todos sus municipios pasan a estar confinados perimetralmente desde este lunes si bien, de momento, los encuentros sociales quedan reducidos a un máximo de cuatro personas. Con un toque de queda también adelantado a las diez de la noche, las actividades comerciales y culturales mantienen su cierre a las nueve de la noche, mientras que los establecimientos hosteleros pueden abrir hasta las 20 horas.

Hay excepciones, ya que, desde este martes, Vitoria se convierte en la segunda capital que debe cerrar toda su hostelería, como ya ocurrió con Bilbao cuando superó la tasa de incidencia a 14 días de 50 casos por cada 100.000 habitantes. Esta limitación alcanza ya a 63 municipios. Se cree que, debido al incremento de contagios, en breve San Sebastián verá también prohibida la apertura de bares y restaurantes.

Valencia, Andalucía y Aragón ‘cierran’ antes

Por su parte, la Generalitat Valenciana limita las reuniones a los convivientes en el espacio privado y a dos personas que pueden ser de dos núcleos de convivencia distintos en el espacio público. Se prorroga del confinamiento perimetral de la Comunitat Valenciana, y el de las ciudades de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana y festivos, que afectará a 15 ciudades, entre ellas Valencia, Alicante y Castellón.

También en este caso valenciano la hostelería está cerrada, al margen de la comida a domicilio, y el cierre del comercio no esencial, como en Galicia, se ha decretado a las 18 horas.

Muchas han sido las comunidades que han optado por el cierre perimetral de municipios. En Andalucía se ha limitado la movilidad de 396 municipios, entre ellos todas las capitales de provincia menos Sevilla. El presidente Moreno Bonilla ha pedido a todos los andaluces que “de forma solidaria y voluntaria” se queden en su casa a las ocho de la tarde. Se prevén nuevas restricciones.

Aragón tiene en marcha un confinamiento perimetral de las tres capitales de provincia y de seis municipios de más de 10.000 habitantes. El toque de queda se ha adelantado a las diez de la noche y las reuniones sociales quedan limitadas a cuatro personas. También en esta comunidad se ha optado por adelantar a las 18 horas el cierre de todos los establecimientos comerciales no esenciales, pero de viernes a domingo y hasta el 15 de febrero.

En estos momentos, en Asturias, el 36% de la población está confinada en sus municipios de referencia. En la comunidad presidida por Adrián Barbón se cierran los centros comerciales (salvo los establecimientos de actividades esenciales) y los locales de hostelería solo pueden atender en terrazas. Gijón y Mieres están cerrados perimetralmente, con lo que casi siete de cada diez habitantes de la comunidad autónoma ya estarán afectados por los confinamientos municipales.

Más distancia en las islas

Otra de las autonomías que más ha endurecido sus medidas en esta tercera ola es Baleares. Tiene decretado un cierre perimetral de la isla de Ibiza hasta el próximo 30 de enero. Además, en esta isla y en Mallorca están prohibidas las reuniones sociales y familiares entre personas no convivientes y se ha decretado el cierre de bares, restaurantes, centros comerciales y gimnasios hasta el 30 de enero.

En Gran Canaria, por su parte, las reuniones de ciudadanos solo pueden ser de convivientes, con un máximo de 4 personas en restauración. En este caso la hostelería sí sigue abierta, aunque con actividad solo en terraza. En Lanzarote y la Graciosa, en nivel 4, todas las actividades económicas no esenciales cerrarán a las 18 horas.

Extremadura y Murcia, entre las ‘más duras’

Entre las comunidades con mayores restricciones también destaca Extremadura. Allí se prohíbe la movilidad intermunicipal en todas las localidades y se amplía el cierre de la hostelería y comercio no esencial a los municipios de más de 3.000 habitantes.

Murcia también ha prohibido las reuniones de personas no convivientes, excepto por razones laborales o de actividad lectiva. No permite tampoco el uso compartido de vehículos particulares por parte de personas no convivientes. El Ejecutivo decidido adelantar el cierre de actividades no esenciales a las 18:00 horas en ocho municipios de la región y limitar en todo su territorio regional los encuentros en espacios públicos, tanto cerrados como al aire libre, a dos personas si no son convivientes.

También se encuentra en este bloque La Rioja, que mantiene cerrada toda su actividad no esencial hasta el próximo 23 de febrero y ha prohibido las reuniones grupales que no formen una unidad de convivencia. Castilla La Marcha, por su parte, ha determinado el cierre perimetral de todos sus municipios, así como toda su hostelería y grandes superficies, exceptuando los establecimientos de productos o actividades esenciales.

¿Dónde está aún abierta la hostelería?

Cataluña ha ampliado las restricciones hasta el 7 de febrero y los centros comerciales, los gimnasios y las tiendas de más de 400 metros cuadrados continuarán cerrados. Limitados los horarios y aforos del sector de la restauración, que sólo podrá servir presencialmente desayunos y comidas, mientras el toque de queda nocturno seguirá siendo entre las 22 y las 6 horas.

Cantabria ha dictaminado suspender actividad en el interior de los locales de hostelería y en los establecimientos comerciales de más de 400 metros cuadrados.

Al igual que Cantabria, Navarra aún tiene parte de su hostelería abierta. En la comunidad se ha determinado el cierre del interior de los establecimientos hosteleros, que sí pueden, todavía, servir en las terrazas, aunque hasta las 21 horas.

Entre todas las comunidades destaca el caso de Castilla y León que, de forma unilateral, ha adelantado a las 20 horas el toque de queda (una medida, de hecho, que ha sido recurrida por el Gobierno central ante el Supremo). Se ha decretado el cierre perimetral por provincias y las reuniones se han limitado a un máximo de cuatro personas no convivientes.