Un cargo de la OMS predice un aumento de casos de cáncer tras el Covid

El director para Europa de la OMS, Hans Kluge, advierte en una cátedra de la USC de los efectivos nocivos del Covid en la detección de otras enfermedades

 «El confinamiento aplastó al virus, pero también a la gente». Así de tajante se mostró el director para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hans Kluge, que este martes participó de forma telemática en una cátedra de Cronicidad de la Univesidad de Santiago de Compostela (USC). El alto cargo de la institución sanitaria ha advertido de que la pandemia provocada por el Covid-19 ha afectado de forma notable a los procesos de detección y tratamiento de otras enfermedades. De hecho, ha apuntado a un potencial incremento de la mortalidad por este motivo.

«En los próximos años, muchos países registrarán un aumento del 10% en la mortalidad del cáncer de mama y del 15% en el cáncer colorrectal«, trasladó el experto, que insistió en este «daño colateral inaceptable» de la alerta sanitaria que aún afecta al mundo.

Kluge ha participado en la webinar de la Cátedra de Cronicidad de la Universidad de Santiago de Compostela, en el que ha abordado los efectos y consecuencias del coronavirus y las restricciones implantadas para controlar el Covid. El directivo de la OMS expresó su preocupación por el aplazamiento de citas y de pruebas relacionadas con enfermedades crónicas. El experto aseveró que huo víctimas que no fallecieron con una adecuada «monitorización y detección temprana de cánceres curables».

Factores de riesgo

Kluge recordó que, precisamente, antes de la pandemia, Europa era la región del mundo más afectada por las enfermedades crónicas (tanto cáncer, como enfermedades respiratorias y diabetes). «Un 80% de los fallecimientos por esta causa y más de dos tercios de las enfermedades de este tipo a nivel mundial ocurren en la región europea de la OMS, lo que es muy significativo», dijo.

Estas enfermedades crónicas están asociadas a factores de riesgo «conductuales» como «el tabaquismo, el sedentarismo, las dietas insanas y, por supuesto, el consumo nocivo de alcohol». Además, igual que el Covid, porcentualmente, afectan más a los grupos socioeconómicos menos favorecidos y a los hombres.

Por otro lado, Kluge ha señalado «evidencias» de que estas enfermedades «empeoran con el estrés y los cambios en conductas normales y sanas». «En nuestra región, que engloba a más de 53 países miembros, 7 de cada 10 han denunciado alteraciones parciales o totales de los servicios de hipertensión y monitorización y más de la mitad, alteraciones en áreas de cuidado de la diabetes», explicó.

Necesaria prevención

Así, Kluge ha hecho un llamamiento a los diferentes territorios a no abandonar la prevención y la gestión de las enfermedades crónicas en estos momentos.

«Necesitamos sistemas sanitarios sólidos, que permitan mejorar la salud y que se deben basar en los servicios de atención primaria», consideró, buscando además «una relación recíproca entre salud y economía, entre vida y sustento».