Camacho asegura que la espían para acabar con su carrera política

stop

Vincula las escuchas con un intento de frenar el avance electoral del PP en Catalunya

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, habla con el President de la Generalitat, Artur Mas

23 de febrero de 2013 (14:36 CET)

La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha roto el silencio autoimpuesto tras el escándalo de las escuchas en el restaurante La Camarga. Lo ha hecho en casa, en la escuela de invierno del partido en Barcelona. Ante sus seguidores, ha asegurado que ha sido espiada para destruir su carrera política y frenar el avance de la formación en Catalunya. "Si alguien ha querido hacer daño a este partido es porque los está haciendo muy mal", ha declarado.

La líder popular ha asegurado que "gracias a la denuncia del PP se descubrirá la trama de espionaje más grave de la historia de Catalunya". Y la defensa del partido continuará. Sánchez-Camacho ha explicado que el lunes solicitará "más medidas judiciales" y no hablará más del tema en los medios de comunicación. Sólo lo tratará por la vía judicial.

Policia Nacional

En su intervención también ha cargado contra los Mossos d'Esquadra. Ha afirmado que es “muy sospechosa” la insistencia del cuerpo de agentes catalanes para participar en la investigación cuando ella presentó su denuncia denuncia ante la Policía Nacional.

Enlaza su queja con el proceso nacionalista encabezado por CiU. Sánchez-Camacho espera que los planes de la federación nacionalista no sean crear una Catalunya independiente "para comprar la justicia, donde no haya libertad ni democracia ". Ha criticado que dos semanas después de que se destapara el espionaje al que ha sido sometida, ni el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ni ninguno de los consellers se haya puesto en contacto con ella.

"El Govern no ha reaccionado. Les ha cegado el sectarismo", ha declarado. Además, insta a Mas a explicar "porque engañó a los catalanes" después de publicarse que el director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat, Xavier Martorell contrató los servicios de Método 3. Hecho que CiU ha negado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad