Pere Aragonès y Quim Torra en la Generalitat. EFE/Toni Albir

Cataluña aprieta a la Moncloa con un calendario para cobrar 7.600 millones

stop

Pere Aragonès da instrucciones de negociar con dureza un calendario que salde 7.600 millones. La Generalitat espera salvar parte de los presupuestos

Madrid, 24 de septiembre de 2018 (12:36 CET)

El gobierno catalán acude a la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales con la demanda de que la Moncloa fije un calendario de pago de la deuda pendiente, a juicio de la administración autonómica, con Cataluña. El Ejecutivo catalán cifra en 7.607 millones de euros el volumen de ingresos pendientes.

Tal y como explicó hace unos días el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, su objetivo en ese encuentro, que se celebra en Madrid, es poner sobre la mesa un listado de deudas pendientes y lograr avances concretos.

"Deudas" que reclama Cataluña

De estos 7.607 millones que reclama Cataluña al Estado, 583 millones corresponderían a la financiación de los Mossos d'Esquadra entre 2010 y 2017; 759 millones a la disposición adicional de 2008; 2.951 millones por la deuda contraída en cumplimiento de esa disposición entre 2009 y 2013; así como 2.871 millones por la aplicación de la ley de la dependencia.

Completan la lista de deudas que reclama la Generalitat un total de 412 millones derivados del cambio en la recaudación del IVA llevado a cabo en 2017; 2,9 millones por la falta de financiación de los nuevos órganos judiciales que se han puesto en marcha y otros 28 millones por pagos pendientes de los fondos de cohesión sanitaria y de garantía agraria.

"Llevaremos estas deudas a la comisión mixta. Seguramente no llegaremos a acuerdos en todo esto, pero esperamos que pueda haber acuerdos concretos", dijo Aragonès en su última comparecencia en el Parlament.

Una década sin reuniones financieras

La Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales, que no se reunía desde hace aproximadamente una década, se produce después de la reunión de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat del pasado 1 de agosto.

El gobierno catalán trabaja ya en la elaboración de los presupuestos para 2019 y está la espera del resultado de la reunión de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos para configurar las cuentas para el próximo año.

La semana pasada, el Govern anunció que asistiría a la próxima reunión de la Comisión de Financiación Autonómica, aunque precisó que se limitaría a enviar a un representante técnico, sin perfil político. La decisión de participar en esa comisión de financiación es un mero gesto de buena voluntad de cara a la Comisión Mixta de Asuntos Económicos de este martes.

Pese a enviar a un representante a la comisión de la financiación autonómica, el Ejecutivo catalán sigue defendiendo no acudir al Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad