El Constitucional catalán bendice la cesión del agua de la región de BCN a Agbar

stop

El Consell de Garanties Estatutàrias avala la urgencia presupuestaria que motiva que la Generalitat ceda sus competencias al Área Metropolitana de la capital catalana

07 de julio de 2014 (19:56 CET)

La urgencia económica de la Generalitat de Catalunya justifica que Agbar se quede con la gestión  del agua en baja del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Es decir, el servicio que se ofrece desde los depósitos de cabecera de los 36 municipios que la integran a los domicilios de unos 5,5 millones de personas. El Constitucional catalán, el Consell de Garanties Estatutàries, ha emitido este lunes un dictamen en el que bendice que la Generalitat ceda sus competencias en la materia a la Administración supramunicipal. El paso previo a la concesión del servicio.
 
La institución ha fiscalizado el decreto ley del Govern liderado por Artur Mas a petición de los grupos parlamentarios de ICV, Izquierda Unida y el Grupo Mixto (donde se incluye la plataforma CUP). No ha dado la razón a las tres formaciones, pero el Ejecutivo de CiU también recibe un varapalo en el documento consensuado.
 
Toque de atención al Govern
 
El Consell le da un tirón de orejas por ser poco cuidadoso con la motivación formal del decreto ley. Recuerda que esta vía no permite el debate parlamentario y que, a pesar de que la urgencia económica motiva el uso del procedimiento, la consejería de Economia i Coneixement, impulsora de la iniciativa, no ha justificado por qué se ha optado por legislar con esta figura. “La fórmula adoptada en el preámbulo es excesivamente limitada, especialmente si tenemos en cuenta que es en el texto del decreto ley donde se debe explicitar la motivación”, reza el escrito. 
 
Para dar el visto bueno al Ejecutivo, el Constitucional catalán ha analizado tanto la norma como las memorias adjuntas que detallan la necesidad de hacer caja con la operación. 
 
Falta de previsión del Presupuesto
 
Los miembros de la institución también dan un varapalo al responsable de finanzas de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, por la previsión del Presupuesto de 2014 de ingresar 1.400 millones de euros mediante ingresos patrimoniales. 
 
Deja claro que la nueva privatización del servicio de agua en Catalunya se ha debido llevar a cabo porque “se deduce razonablemente que otras vías exploradas no han dado resultado”. “El instrumento del convenio de colaboración entre el AMB, una vez establecidos los correspondientes contactos entre ambas administraciones, se manifiesta como al opción más idónea para hacer frente a los compromisos de cumplimiento de reducción de déficit”. 
 
Concesión a Agbar
 
La Generalitat ingresará 800 millones de euros con la operación. No los pagará el AMB, se trata del importe de la concesión que deberá abonar Agbar cuando se traspasen definitivamente las competencias de la Generalitat al AMB. El proceso se paralizó a la espera del visto bueno del Consell de Garanties Estatutàries
 
El Govern tiene hasta el 31 de diciembre para formalizar la operación. La institución señala que este margen abría la puerta a usar otra figura legislativa para aprobar la cesión de competencias. De nuevo, la necesidad de financiación de la Generalitat y el visto bueno del AMB justifican la operación. 
 
Las conclusiones del Consell de Garanties Estatutàries han sido adoptadas por unanimidad o mayoría. Uno de sus miembros, Marc Carrillo, ha emitido un voto particular.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad