Quim Torra habla con los miembros del Govern antes del debate de política general, el 16 de septiembre de 2020 en el Parlament | EFE/QG

JxCat, ERC y la CUP deslegitiman al Supremo ante el cese de Torra

stop

JxCat, ERC y CUP aprobarán una resolución que declara que solo el Parlament "tiene legitimidad para otorgar o retirar la confianza" a Quim Torra

Alessandro Solís

Economía Digital

Quim Torra habla con los miembros del Govern antes del debate de política general, el 16 de septiembre de 2020 en el Parlament | EFE/QG

Barcelona, 16 de septiembre de 2020 (19:18 CET)

Junts per Catalunya, Esquerra Republicana y la CUP han alcanzado un acuerdo de mínimos de cara a la inhabilitación de Quim Torra. Las formaciones independentistas han presentado una propuesta de resolución posterior al debate de política general de este miércoles en el que aseguran que solo el Parlament tiene respecto a la continuidad en el cargo del president de la Generalitat, negando de esta manera que deba estar sometido al poder judicial.

El texto de la propuesta dice que "solo la mayoría de este Parlament tiene legitimidad para otorgar o retirar la confianza al president y el Govern de la Generalitat". El escrito juega con el lenguaje y evita hablar de investir o destituir al jefe del ejecutivo catalán. Ya a inicios de este año, el presidente de la cámara, Roger Torrent, intentó forzar el reglamento parlamentario para salvar a Torra de su inhabilitación y le permitió seguir ejerciendo funciones tras perder el acta de diputado.

No obstante, desde enero pasado, cuando el Parlament no tuvo otra opción que cesar al president como diputado y permitirle permanecer en el Palau de la Generalitat pese a ello, ERC ha puesto en cuestión que la legislatura pueda salvarse y en no pocas ocasiones ha pedido elecciones anticipadas. Esto ha generado tensiones con sus socios del Govern de JxCat, y este miércoles los republicanos afearon no haber podido llegar a un acuerdo antes de la inhabilitación.

La propuesta de resolución, que lleva también la firma de la CUP y por lo tanto será previsiblemente aprobada por el Parlament, es el único acuerdo que han logrado alcanzar las fuerzas que dan vida al Govern sobre cómo reaccionar a la inevitable decisión del Supremo. No hay ni desobediencia explícita ni llamada a elecciones. El texto reivindica "la voluntad soberana" expresada por los catalanes en las urnas, "por encima de cualquier criminalización, amenaza, intimidación o intento de deslegitimación por parte de la judicatura o la fiscalía españolas".

"Represión" del Gobierno "progresista"

JxCat, ERC y la CUP también condenan la "represión reiterada" contra Torra y sus dos antecesores, Carles Puigdemont y Artur Mas, y contra el Parlament y "miembros del Govern", entre otros. Y aseguran que esa "represión" es "la principal fuente de inestabilidad política en Cataluña, y no acabará con una posible inhabilitación" de Torra. Desde luego, también rechazan el juicio y la posible condena al president "por hechos que no son constitutivos de ningún delito".

En la resolución, los independentistas también recogen uno de sus lemas actuales contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. "Con el cambio de Gobierno en el Estado español no ha cambiado la dinámica represiva ni la persecución judicial contra los líderes catalanes elegidos en las urnas y otros movimientos de disidencia política". Y acusan al Estado de intentar desestabilizar Cataluña durante la emergencia sanitaria del coronavirus, concluyendo con un recordatorio de su compromiso para seguir luchando por la independencia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad