Oriol Pujol claudica: deja su escaño tras un año y medio imputado

stop

La situación de interinidad de Convergència obliga al partido a buscar otro secretario general en septiembre

Oriol Pujol en las puertas del TSJC | EFE

14 de julio de 2014 (19:29 CET)

La situación era insostenible. Oriol Pujol deja su escaño en el Parlament, tras figurar como imputado desde hace casi un año y medio por el caso ITV. Era el secretario general en la sombra, pendiente todo el partido de su situación judicial, para poderlo rahabilitar. Era insostenible para él y para su partido.

Lo que ocurre es que Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) es un partido terriblemente disciplinado y los movimientos han quedado siempre soterrados. Pero CDC no tiene dirección desde hace meses. El secretario general, Oriol Pujol, abandonó el cargo “de forma provisional”, y ese papel se lo repartían Josep Rull y Lluís Corominas. Ha funcionado, pero el partido necesita algo más. Precisa de una dirección política que dirija, que tome la iniciativa, y que prepare las elecciones municipales, porque los alcaldes de CiU están asustados ante la avalancha que puede suponer el voto a Esquerra Republicana.

Otoño 'caliente'

Oriol Pujol ha ofrecido un comunicado en el que, precisamente, se refiere a la necesidad de Convergència de preparar un otoño que puede ser muy caliente, con la consulta soberanista fijada para el 9 de noviembre. “Soy consciente de que vienen meses en los que necesitamos mucha fuerza interior, mucha cohesión, mucho convencimiento para continuar el proceso nacional y voluntad de hacer efectivo el derecho a decidir de los catalanes, y, en ese marco de este reto, anuncio las medidas que tomo”, indica.

Entre ellas, la idea de “acabar con la situación de interinidad”, con la “delegación de funciones”, y “renunciar a mi acta de diputado en el Parlament”.

Más lento de lo previsto

Oriol Pujol, el único de los cinco hijos del President Jordi Pujol que se ha dedicado a la política. En el comunicado admite que la idea inicial, de hacer reversible su decisión de apartarse de la dirección del partido, ya no se sostiene, porque el proceso judicial se alarga más de lo previsto.

Eso se vio desde el primer momento por parte de algunos dirigentes de Convergència, pero se decidió esperar, en gran parte porque al President Artur Mas le cuesta horrores dedicarse al partido, y no veía la ocasión de replantear el futuro orgánico de Convergència.

Ahora, con la decisión de Oriol Pujol, y de la presión de dirigentes como el conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, el partido ha decidido convocar un consejo nacional extraordinario para el 6 de septiembre.

Felip Puig presiona

Convergència Democràtica reúne este mismo lunes a su ejecutiva, de forma extraordinaria para analizar la decisión de Oriol Pujol. La idea es que el consejo nacional de septiembre elija al nuevo secretario general. A ese puesto aspira el propio Felip Puig, que ve como el partido se está diluyendo en todas las comarcas catalanas, cómo le falta el fuelle necesario para aguantar el tirón de Esquerra Republicana, y cómo le falta estructura para encarar los retos electorales que se avecinan. Pero también podría optar el conseller de Presidència, Francesc Homs, e, incluso, el conseller de Territori, Santi Vila.

En toda esta operación surge otra cuestión, y es que algunos dirigentes, como el diputado en el Congreso, Carles Campuzano, propuso unas elecciones primarias para elegir al número dos, en la práctica, de CDC. Y, hasta ahora, una figura, la del secretario general, que coincidía con la del candidato a la presidencia de la Generalitat, por lo que el sucesor de Oriol Pujol –que aspiraba a suceder a Mas-- tendrá una clara connotación de carácter electoral, en función del nombre final que elija el partido.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad