El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat el 22 de septiembre. Foto: EFE/TA

Quim Torra pide ayuda al Papa y a Donald Trump

stop

Poco antes de su ultimátum a Pedro Sánchez, el presidente catalán envió cartas a líderes mundiales para presionar con las excarcelaciones

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat el 22 de septiembre. Foto: EFE/TA

Barcelona, 04 de octubre de 2018 (09:11 CET)

Quim Torra ha tomado el mismo camino que Carles Puigdemont para internacionalizar la crisis catalana. Seis días antes de su ultimátum al Gobierno de Pedro Sánchez, el president de la Generalitat envió una carta a la Moncloa con copia a Donald Trump, al papa Francisco, a los líderes de la Unión Europea (UE) y a los presidentes de China, Ukrania y Kosovo, entre otros destinatarios.

A pesar de que Puigdemont ha sido un gran entusiasta de la promoción del "procés" en el extranjero, en una entrevista reciente se mostró desanimado al respecto. "Es evidente que la Unión Europea, las instituciones europeas, no han apoyado la causa catalana", dijo el predecesor de Torra, mientras el ahora presidente de la Generalitat asumía la necesidad de pedir socorro a los líderes internacionales.

Según escribe Torra en la misiva, el secesionismo "no se centra en conseguir la independencia inmediata" pero sí en el respeto a la voluntad de los catalanes "a través de un referéndum legal, vinculante y justo, en el que ambas partes se comprometan a acatar el resultado". Torra insiste en que empiece una mediación "sin precondiciones", en el marco de una distancia de posiciones que a su juicio "no es infranqueable".

La carta está escrita en inglés, lleva fecha del 26 de septiembre y toma como punto de partida la celebración de la Diada en Cataluña para recordar el apoyo "creciente" del independentismo en la comunidad autónoma. Después de sugerir el referéndum, Torra admite que está dispuesto a cualquier tipo de diálogo si se concreta la excarcelación de los políticos presos catalanes.

Torra: el diálogo después de la excarcelación

Desde el segundo párrafo de la carta, Torra cambia el curso de la conversación hacia los presos. "El momento del proceso está sujeto a eventos que están más allá del control directo de los políticos. Me informan que continuará el juicio de los políticos en prisión, a pesar de la escalada en la crisis, y que se espera que comience en algún momento antes de fin de año".

"Tengo que decirle ahora que si el juicio procede, basado en las acusaciones también sostenidas por el fiscal, y si alguno de los presos es condenado y sentenciado a prisión por sus creencias, mi opinión es que las exigencias del público para una república independiente se volverán abrumadoras", amenaza el presidente de la Generalitat.

A pesar de que tan sólo seis después Torra amenazó en público a Sánchez con dejarle caer si en un mes no se pactaba un referéndum de autodeterminación, en la carta el president afirma que "la parte catalana está lista para comenzar este proceso (el diálogo mediado lo más rápido posible) sin condiciones previas. El lado catalán no se fija en asegurar la independencia inmediata de España".

"Nuestro objetivo en las negociaciones es simple: garantizar el respeto de la voluntad expresada democráticamente por la mayoría de la población catalana, a través de un referéndum libre, justo y legalmente vinculante, en el que ambas partes acuerdan cumplir con el resultado", agrega, antes de señalar que será "cada vez más difícil" tener relaciones sanas con nueve políticos en la cárcel.

La promesa de de no tener "condiciones previas" acaba pocas palabras después.

"Le solicitamos, como un gesto significativo hacia la sociedad catalana, que invite al fiscal a retirar los cargos o, por el momento, que levante todas las objeciones a su liberación provisional, en espera de juicio, como medida de fomento de la confianza. Una vez liberados los nueve, el lado catalán estará listo para explorar todas las opciones posibles con Madrid", manifiesta Torra.

El presidente catalán procede entonces a pedir, otra vez, una respuesta inmediata e insta a Sánchez a revelar su grupo mediador. También explica que copia la carta a otros líderes políticos internacionales para que "el diálogo sea tan transparente como sea posible". No obstante, en la ausencia de un diálogo, su predicción es que el encarcelamiento de los líderes catalanes llevará a la demanda masiva de la independencia de España.

"Por el bien de todos, una transición administrada sería el curso preferible, y es lo que ahora propongo", concluye Torra en la misiva, recogida por El Periódico.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad