Rajoy se agarra al brexit para superar la guerra generacional en España

stop

El PP confía en la fidelidad del electorado de más edad y en la incertidumbre generada por la salida del Reino Unido de la UE para lograr la gran coalición y superar un acuerdo de izquierdas

Mariano Rajoy en un acto electoral. / EFE

Barcelona, 26 de junio de 2016 (01:00 CET)

Inesperado y crucial. La salida del Reino Unido de la Unión Europea marca las elecciones generales en España de este domingo, con la guerra generacional también en primer plano.

El referéndum británico no ha estado presente en la campaña electoral, pero puede ser determinante para constituir el próximo gobierno. Mariano Rajoy espera que le facilite la gran coalición con el PSOE, ante el desafío que supone para toda Europa, y para el conjunto de la economía española, con sus grandes empresas expuestas al mercado británico.

Pero puede suponer también un acicate para la izquierda, con la intención de iniciar una nueva etapa menos marcada por las políticas de control del déficit que ha impuesto Bruselas en los últimos años. En los dos casos se tratará a lo largo de este domingo de conocer quién ha movilizado más y mejor a su propio electorado.


Jóvenes y viejos, ¿quién vota?

Lo que puede ocurrir en España es similar al resultado del referéndum en el Reino Unido. Y es que el brexit lo ha marcado, en buena medida, el electorado de más edad, el comprendido entre los 50 y 64 años, y, especialmente, entre los mayores de los 65 años.

En el Reino Unido, los electores entre 18 y 50 años representan al 56% de la población. En España es el 53%. Y las diferencias de cada franja de edad respecto al partido que votan, tomando como referencia lo sucedido el pasado 20 de diciembre, son muy significativas. El PP es el cuarto partido entre los españoles de 18 años a 34 años. En cambio, el 49,8% de los españoles mayores de 65 años votaron al PP en las pasadas elecciones.

Se ha convertido, por tanto, en un partido de personas mayores, que, además, son enormemente fieles. De los 25,3 millones de españoles que votaron el 20D –este domingo podría ser algo menos si se cumple la previsión de una menor participación, entre dos y tres puntos menos que el 73% que votó hace seis meses—sólo votó el 41% de los menores de 45 años. Pero se acercaron a las urnas el 59% de los mayores de 45 años.


Voto refugio

Eso es lo que está en juego. Pablo Iglesias desea superar al PSOE, y convertirse en la referencia de la izquierda, y dependerá del voto de las generaciones más jóvenes. Pero el brexit le puede desbaratar los planes. Dirigentes del PP aseguran que el mensaje del partido se puede ver reforzado, porque la incertidumbre económica ha aumentado, y eso puede provocar un voto de refugio hacia el partido que ha gobernado estos años, pese a los casos de corrupción y el escándalo de los últimos días protagonizado por el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, tras la filtración de sus conversaciones con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

Rajoy rozó lo permitido este viernes, cuando compareció en La Moncloa para valorar el referéndum en el Reino Unido. "No es el momento para alimentar la incertidumbre", aseguró, en una clara alusión al ascenso de Podemos, como han mostrado los últimos sondeos. El mensaje también tenía el objetivo de parar a los partidos independentistas, ante los problemas internos ahora en el Reino Unido, con Escocia e Irlanda del Norte.

Una y otra vez, Rajoy ha pedido en la campaña electoral una gran coalición con el PSOE, que se encuentra en uno de los momentos más complicados de su historia reciente. Pedro Sánchez, que desconfía personalmente de Pablo Iglesias –al margen de los recelos de los barones socialistas, y especialmente de la presidenta andaluza, Susana Díaz—sólo se podría atrever a un gobierno de izquierdas si sigue ocupando la segunda posición, con el PSOE como referencia de la izquierda.


Con o sin Rajoy

El problema, sin embargo, está en las propias filas del PP. El brexit podría beneficiar a los conservadores, pero, ¿quién formará gobierno?

Los españoles votan este domingo con la idea de que es imposible repetir, de nuevo, las elecciones. Sin embargo, eso pasa por un acuerdo de Ciudadanos y el PSOE con el PP sin Mariano Rajoy.

El líder de la formación naranja, Albert Rivera, ha basado buena parte de su campaña en el rechazo a votar la investidura de Rajoy. También Sánchez ha insistido en que no hará presidente ni a Rajoy ni a Iglesias. Dirigentes del PP consultados, sin embargo, tienen clara una premisa: "Rajoy no se va a retirar, si gana las elecciones, querrá ser investido". Y lo que añaden es que en el seno del partido nadie se está proponiendo, porque sería ir a una guerra interna sin ninguna garantía de éxito.

Sólo se ve posible si es el propio Rajoy quien designa a su sucesor, si comprueba que nadie le apoya.

Este domingo se vota. Jóvenes y mayores, con opciones muy diferentes –Podemos fue la primera fuerza política con más del 30% del voto, entre los jóvenes de 18 años a 34 años el 20D—inclinarán las posteriores alianzas.

El PP se agarra a la fidelidad, que no le asegura el futuro, pero sí ser la fuerza más votada el 26J, con la mirada en el Reino Unido, y en la enorme confusión que se ha generado en toda Europa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad