El pasaporte covid enfrenta a la comunidad científica y al sector turístico

El presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García, rechaza el pasaporte de la vacuna pese a las presiones de los empresarios para emplearlo este verano

El presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), Amós García. EFE/Quique Curbelo/ Archivo

El presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), Amós García. EFE/Quique Curbelo/ Archivo

La Unión Europea ya ha sentado las bases para lanzar un pasaporte de vacunación del coronavirus que permita la circulación de los ciudadanos por los 27 países miembro en el próximo verano. La decisión está cargada de polémica por las dudas que genera entre la comunidad científica pero los beneficios que podría llegar a reportar para un sector turístico hundido por las restricciones.

 

Cada vez son más los expertos en salud pública que advierten sobre la escasa fiabilidad que tendría este documento que permitiría reconocer a las personas que ya han recibido una vacuna que les proteja contra la Covid-19. Los ensayos clínicos demuestran que las vacunas protegen a quienes las reciben pero no hay datos que prueben que impidan que ellos sigan transmitiendo la enfermedad.

El presidente de la Asociación Española de Vaunología, Amós García, ha sido el último especialista en sumarse al debate, mostrando su total rechazo a la implantación de la herramienta en el viejo continente. “¿Me gusta la idea del pasaporte covid? no, no me gusta”, ha expuesto en una entrevista con la Agencia EFE.

El especialista médico ha explicado que es importante que se cree un registro con la historia clínica de todos los pacientes que han recibido la vacuna contra el coronavirus para facilitar el combate de la pandemia, sin embargo ha rechazado que deba utilizarse para facilitar los viajes o el acceso a determinadas actividades.

“Contribuiríamos a crear una brecha social todavía más dramática entre ricos y pobres”

García ha replicado el mismo argumento que llevan semanas poniendo sobre la mesa algunos de los virólogos más reputados del país, como la investigadora del CSIC, Margarita del Val, que también ha advertido sobre la falta de seguridad de esta estrategia hasta que no se desarrollen vacunas de tipo esterilizante.

El sector turístico se abraza a la llegada del pasaporte covid

A pesar de las reticencias de los científicos, los gobiernos nacionales no han tenido problemas en debatir la creación de este pasaporte en el seno de la Unión Europea, motivados por la necesidad de dar un impulso a sectores deprimidos por la crisis económica como el turismo, el comercio o la hostelería.

España terminó 2020 con las peores cifras de visitantes desde el extranjero desde el año 1969, como consecuencia de las fuertes medidas sanitarias y las restricciones internacionales de viaje que ha desencadenado la Covid-19. El resultado fue la pérdida de más de 72.000 millones de euros en ingresos, según los cálculos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Una agente de la Polícia Nacional que controla el acceso a las playas/ EFE
Una agente de la Polícia Nacional que controla el acceso a las playas/ EFE

Con este escenario sobre la mesa, la patronal hotelera ya ha salido rápidamente a aplaudir la posibilidad de crear una herramienta que permita el retorno de los turistas de Alemania, Reino Unido o Francia, que concentran la mayor parte del gasto proveniente de fuera de nuestras fronteras.

“Gracias a la seguridad sanitaria que aportará, el pasaporte de vacunación europeo será un instrumento clave para recuperar la confianza de los viajeros y reactivar la demanda en el sector turístico”, celebró tras conocer las primeras noticias la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos.

Se trata de una de las principales reivindicaciones del sector, que ya logró que el Gobierno de Pedro Sánchez activase algunas medidas de control como la exigencia de portar una prueba PCR negativa para los visitantes de zonas de riesgo. Un elemento más para llamar a los turistas a visitar la geografía española sin temor a que extiendan la pandemia.

“Esa seguridad es la que va a permitir además que las poblaciones locales no tengan miedo de ser contagiadas por sus visitantes, ya que, a través de este sistema, habrá un mayor control y garantías”, ha expuesto la patronal.

Este llamamiento a crear herramientas seguras se produce en un momento de descenso de la curva epidemiológica después de la tercera oleada de coronavirus pero marcado por la expansión de nuevas cepas de la enfermedad que se originaron en países como Reino Unido, Sudáfrica o Brasil.