Moreno y Espadas buscarán un pacto presupuestario entre PP y PSOE en Andalucía

El líder del PSOE-A califica de “hito” la reunión mantenida con el presidente andaluz para el acuerdo de las cuentas y vaticina una nueva forma de hacer política

Juanma Moreno y Juan Espadas, en el Parlamento andaluz. // EFE

Juanma Moreno y Juan Espadas, en el Parlamento andaluz. // EFE

“Es posible un acuerdo, si fuese un acuerdo político sobre presupuestos sería histórico para Andalucía y un mensaje potente de que otra política es posible en España, lograr un acuerdo político entre PSOE y PP es un mensaje claro de que es posible avanzar en los acuerdos de Estado entre los dos grandes partidos”.

Sin titubeos, Juan Espadas ha definido como un “hito” la reunión mantenida con Juanma Moreno al respecto de la negociación del Presupuesto de 2022.

Era un encuentro solicitado en su día por el líder socialista que el presidente del Gobierno andaluz ha extendido, en la mañana de hoy en San Telmo, al resto de formaciones del Parlamento en una ronda en la que Vox, socio necesario para sacar adelante hasta ahora las cuentas de la legislatura, ya había escenificado semanas atrás su negativa a cualquier tipo de acuerdo.

A la salida de la reunión, que se ha extendido durante casi dos horas, el líder socialista y alcalde de Sevilla ha defendido la voluntad de entendimiento por parte de ambos. “El presidente de la Junta y el secretario del PSOE de Andalucía queremos un acuerdo de Presupuestos”, ha declarado en una intervención ante los medios que, en el tono y el mensaje, manifiesta el giro de timón que ha dado el partido socialista desde el relevo de Susana Díaz como líder de la oposición.

Lejos del “postureo” con que definió semanas atrás Juan Marín, vicepresidente del Gobierno andaluz, el gesto de Espadas de tender la mano para pactar este asunto, el encuentro de ayer ha servido para vislumbrar “una nueva forma de hacer política”, o al menos el intento de encontrar el camino. “¿Qué mandatario político no se sentaría a negociar un presupuesto en beneficio de todos? Quiero salir de la lógica de confrontación PP-PSOE que no aporta nada a los andaluces, ni a los españoles”, ha expuesto Espadas en su intervención.

La reunión, planteada en clave de presidente y líder de la oposición, ha dejado al vicepresidente Marín en una posición incómoda, toda vez que su pregonada falta de fe en la mano tendida del PSOE podría mutar, en virtud de la reunión de hoy, en un gran acuerdo político entre las dos grandes fuerzas que colocaría en la irrelevancia a Ciudadanos dentro de la cámara.

Acuerdo político para una “situación excepcional”

Ese “diálogo constructivo” corresponde, según ha explicado el líder socialista, a la “situación excepcional” que estamos viviendo y a la singularidad del Presupuesto de 2022, unas cuentas en las que está previsto que se incorporen los fondos europeos que el Gobierno de España destinará a cada una de las comunidades. En este sentido, Espadas ha advertido que de no aprobarse un presupuesto actualizado, se tendría que dar por “agotada” la legislatura y esto impediría ejecutar durante todo un año unas partidas comunitarias necesarias para la salida de la crisis tras el colapso socioeconómico provocado por la pandemia.

En este sentido, Espadas ha defendido que en una situación “excepcional” como la que vivimos, debe imperar “el sentido de la responsabilidad entre los grandes partidos” y ha reflexionado que “si ambos pensamos en los intereses de Andalucía, PP y PSOE debemos dejar de pensar en el partido y crear una alianza de Estado más allá del Presupuesto andaluz de 2022”.

Al respecto, el líder socialista ha avanzado que quiere un acuerdo político para la equiparación salarial con otras comunidades de los profesionales sanitarios y profesores de Andalucía, entre otras cuestiones en las que, a su juicio, es necesario el consenso de los dos grandes partidos.

No líneas rojas pero sí deberes

Las casi dos horas de reunión trascienden, con mucho, la pura cortesía. “Yo no he venido aquí a hacerme una foto”, ha ilustrado Espadas sobre su alergia a las reuniones faltas de contenido. Así, según lo expuesto ante la prensa, Espadas no se ha sentado en la reunión, en la que ha estado presente también Juan Bravo, consejero de Hacienda, con líneas rojas, sino con un documento que contempla ocho ejes de actuación para el diseño del presupuesto. “Hay que cambiar la forma de hacer política para serles útiles a los ciudadanos”, ha remarcado.

Entre esos ejes tendrían especial importancia tres bloques: un diseño exhaustivo de las cuentas para el reforzamiento de los servicios públicos y de manera primordial la sanidad pública y dentro de ella muy especialmente la atención primaria; un asunto éste que más críticas ha levantado en los últimos meses.

La segunda línea de trabajo sería la del diseño de un presupuesto donde se refleje de manera clara una estrategia para jóvenes para garantizar la primera oportunidad laboral de nuestros jóvenes. “Si el Gobierno andaluz no es capaz de pulverizar los datos de desempleo joven no lo habrá hecho bien”, ha avisado.

Y por último, y en virtud de la defensa del municipalismo que sirvió de motor de su campaña en las pasadas primarias socialistas, Espadas ha abogado por plantear un presupuesto que revise la financiación y el papel de los ayuntamientos y diputaciones. “El Gobierno andaluz no se equivocará al tenernos de aliados. Hay que mejorar la financiación de los ayuntamientos y poner especial en atención a los municipios rurales que afrontan la despoblación”, ha defendido.

Espadas, un pactista desde el Ayuntamiento

Esta fórmula de gran pacto que deja a un lado las lógicas partidarias que imperan en la política actual ya ha sido explorada ampliamente por el alcalde de Sevilla en el Ayuntamiento que preside, donde ha logrado sacar adelante las cuentas y otros proyectos clave para la ciudad estando en minoría en el pleno municipal.

Espadas es consciente de que el hecho de que el PP, de la mano de Ciudadanos, gobierne en minoría en Andalucía lo coloca en una situación de vulnerabilidad en la que quiere servir de llave para la consecución de los presupuestos y para otros acuerdos políticos que se puedan alcanzar, siempre que se deje fuera de la ecuación a Vox.

De ahí que, en su lógica, Espadas no considera que la pregunta sea si el PSOE está dispuesto a apoyar, o al menos abstenerse cuando llegue al Parlamento la Ley de Presupuestos 2022, sino si el PP está dispuesto a hacer cambios en el presupuesto para que se contemplen aspectos que el PSOE considera fundamentales. “La pelota está en su tejado”, ha recalcado.

La Secretaria General de UGT Andalucía, Carmen Castilla, durante su reunión con Juan Espadas. EFE/ Raúl Caro.

Por su parte, a su salida de la reunión con el presidente andaluz, José Antonio Nieto, portavoz del Grupo Popular en el Parlamentario, ha enfatizado el hecho de que Moreno se esté reuniendo con todos los partidos para consensuar las cuentas y para insistir en el mensaje trasladado por Espadas. “Hay razones para pensar que ese acuerdo se podría concretar para 2022”.

La reunión de hoy prologa un próximo encuentro en el que Espadas ha adelantado que se trabajará de forma concreta en esos proyectos y ejes que deben implementarse en las cuentas que el Gobierno lleve a la cámara andaluza. Según esto, en las próximas semanas, el Ejecutivo de Juanma Moreno iniciará el trámite parlamentario: el grado de incorporación de las políticas socialistas al diseño de las cuentas hará, según el alcalde sevillano, que se impulse una enmienda a la totalidad o enmiendas parciales y que el voto sea bien positivo, negativo o se deje pasar a trámite el presupuesto por la vía de la abstención.

La búsqueda del centro político

Lejos de adherirse a algunos de los postulados defendidos en la reciente convención nacional del PP, que también ha tenido paso por Sevilla con las sonoras intervenciones de José María Aznar y Mario Vargas Llosa, en estos momentos la de Juanma Moreno es la postura de quien entiende el diálogo con todos los territorios y todos los partidos como eje de su estrategia política.

Sobre el diálogo territorial, ha dado muestras recientes al protagonizar una inédita alianza con el presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, para abogar por un nuevo modelo de financiación autonómica que, de momento, ya ha trastocado la agenda política del Ministerio de Hacienda al respecto de las partidas que se derivan a las comunidades adscritas al régimen común.

Sobre el diálogo con los partidos, la ronda de reuniones con los portavoces y líderes políticos de los distintos grupos parlamentarios protagonizada hoy en el Palacio de San Telmo, sede del Ejecutivo andaluz, le distancia de la imagen de bloqueo absoluto que proyecta desde el Congreso de los Diputados Pablo Casado en su relación con Pedro Sánchez. Y pese a que ha estado gobernando de la mano de Vox desde su llegada al poder en diciembre de 2018, volvería a situarse dentro de su partido como uno de los barones más alejados del discurso político de su presidente o de dirigentes autonómicas como Isabel Díaz Ayuso.