Exteriores carga contra Rusia por sus vínculos con Puigdemont

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, advierte que países externos a la UE buscan debilitar las democracias europeas, en referencia a Rusia

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. // EFE

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha cargado este viernes de forma velada contra el Kremlin por las presuntas vinculaciones entre el ejecutivo ruso y el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Preguntado por la prensa por los vínculos que podrían existir entre el expresident y la inteligencia de Moscú durante el acto de apertura del programa de liderazgo para la Europa del siglo XXI de la Academia Europea Leadership, Albares ha criticado los “intentos de fuerzas externas” para “debilitar” las democracias europeas.

También ha hecho un llamamiento a los Estados miembros a mantenerse “unidos y firmes en defensa de la constitución europea y la democracia en Europa”. Albares, por otra parte, ha celebrado el inicio de las reuniones entre el Ejecutivo de Sánchez y el Govern de la Generalitat en el marco de la mesa de diálogo. “El diálogo es siempre una buena noticia“, ha sentenciado.

El ministro, así, da por hecho que sí existe una vinculación entre el que ha sido quizá el líder por excelencia del independentismo catalán de los últimos años por excelencia con Rusia.

Un informe de inteligencia europeo confirma los contactos

Y es que, según destapó el periódico estadounidense The New York Times, un informe de inteligencia europeo revela que personas del entorno del expresident mantuvieron contactos con ex agentes de inteligencia rusos, funcionarios del gobierno de Putin e incluso el nieto de un espía de la KGB.

Dichos contactos tendrían por objetivo procurar un apoyo por parte del Kremlin hacia el proceso de independencia de Cataluña. A raíz de la pieza publicada por el medio neoyorquino, el Parlamento Europeo solicitó formalmente el pasado miércoles que se llevara a cabo una exhaustiva investigación sobre el asunto.

La petición del Parlamento, que contó con 494 votos a favor, 103 en contra y 72 abstenciones, pidió estudiar los posibles “contactos estrechos y regulares entre funcionarios rusos y el secesionismo catalán” .

Respecto a los partidos españoles, votaron a favor de estudiar el asunto PP, PSOE, Ciudadanos y Vox, mientras que Junts, ERC, PNV y Unidas Podemos votaron en contra.

Desde Junts ya aseguraron el miércoles que “la enmienda solo busca tergiversar un movimiento democrático y presentarlo como un instrumento para desestabilizar a la UE y cubrir la represión de la que es objeto y aislarlo de posibles alianzas”, mientras que el propio Puigdemont denunció que esta enmienda solo busca “por la puerta de atrás” fomentar una acusación “infundada” contra el independentismo catalán.