La bancada del PP arropa a García Egea ante las voces que piden su cese

Los diputados del PP respaldan a García Egea, tras cuestionar el trabajo de Pablo Iglesias como vicepresidente del Gobierno.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea. EFE

La bancada del PP se ha volcado este miércoles con su secretario general, Teodoro García Egea, en el Congreso de los Diputados. Aplausos y más aplausos que debilitan a las voces internas que hace un par de días pedían tímidamente su cese tras el batacazo electoral en Cataluña.

García Egea preguntó al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, si seguía creyendo que España no es una democracia plena. El líder de Podemos le respondió que “ojalá la hubiera, pero si no la hay es precisamente por lo que su partido ha hecho a la democracia española”. A lo que el secretario general del PP le pidió que “aparte de decir sandeces, trabaje algo por España porque tiene un sueldo pero todavía no estamos seguros de si trabaja”, señaló.

Tal y como publicó Economía Digital, el vicepresidente del Gobierno sólo ha trabajado 9 días de los 39 que cumplió el año la semana pasada, según la agenda oficial del Gobierno. Un hecho que ha sido muy criticado entre los diputados del resto de formaciones.

García Egea también condenó los “vergonzosos rótulos” que TVE dedica a la Familia Real y propuso a Iglesias que cada vez que apareciesen miembros del Gobierno, les podrían rotular: “Pablo Iglesias, dirigente de un partido imputado; Pablo Echenique, gran cruz a la Seguridad Social o Alberto Rodríguez, diputado y apaleador de policías”.

Un discurso que enfadó a la bancada de Podemos y la presidenta del Congreso tuvo que intervenir para pedir silencio. “España está pagando un altísimo precio y el responsable es usted”, zanjó Egea.

Un discurso que enfervoreció a los suyos, que se levantaron a aplaudirle desde la bancada popular. el ‘número dos’ de Casado acalla así a las voces que pidieron su cese y un cambio de caras del círculo más cercano a Pablo Casado. El líder del PP también silenció las críticas este martes anunciando el cambio de sede.

El partido abandona la histórica sede de Génova 13, a pesar de tener que seguir pagando el préstamos de más de 11 millones, que tal y como publico ED, los populares deberán pagar hasta 2036, según figura como fecha de vencimiento en la contabilidad del partido.

Las voces críticas se han mitigado con la ilusión de los cambios prometidos a largo plazo, pero insisten en “mejorar la comunicación interna” y “pensar muy bien la estrategia antes de dar pasos en falso”. Los diputados del PP refuerzan este miércoles a García Egea con la sospecha de algunos dirigentes todavía en el aire.