La OMS alerta: “Esta no será la última pandemia”

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reclama mayor unidad de los países para combatir la pandemia de Covid-19

La pandemia de coronavirus ha provocado una alerta sanitaria sin precedentes que se ha desplegado por todo el planeta, causando más de 50 millones de contagios y 1,2 millones de fallecidos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido sobre las probabilidades de que este fenómeno pueda volver a repetirse en el futuro con la aparición de otras enfermedades que pongan en jaque de forma simultánea a todos los países.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, lleva meses alertando sobre este escenario para tratar de convencer a los estados miembro de que refuercen sus sistemas sanitarios, con el objetivo de anticiparse a otra pandemia de estas magnitudes.  “No será la última crisis sanitaria mundial”, ha subrayado.

El máximo responsable de la lucha contra la Covid-19 en todo el mundo trata de hacer mella en los gobiernos de las principales potencias del mundo para que logren que la crisis del coronavirus se convierta en “un punto de inflexión para la seguridad sanitaria mundial y para la salud mundial”.

“Esta es nuestra oportunidad de escribir esa historia ahora”.

El coronavirus pone en evidencia la desigualdad mundial

La expansión de la Covid-19 ha demostrado las grandes diferencias que hay entre unos países y otros para afrontar una crisis sanitaria de estas magnitudes. La Organización Mundial de la Salud ha advertido sobre las consecuencias de la falta de inversión en salud pública en los estados en vías de desarrollo. “No existe una vacuna para la pobreza, el hambre, el cambio climático o la desigualdad”, ha enfatizado Ghebreyesus.

El director general de la OMS ha insistido en que los países miembro pongan en marcha una nueva red de salud universal para tratar de evitar que una pandemia como la del coronavirus colapse los sistemas sanitarios de los territorios con mayores dificultades económicas. “Ninguno de estos desafíos puede abordarse de forma aislada. Están profundamente entrelazados, y así debe ser nuestra respuesta”, ha subrayado.

La crisis no ha afectado por igual a todos los estados. Apenas cuatro países concentran a más de la mitad de los muertos por la pandemia de todo el mundo. Entre Estados Unidos, Brasil, India y México suman más de 600.000 fallecidos.

La OMS avisa de las consecuencias a largo plazo de la Covid-19

A las puertas de la aprobación de los primeros prototipos de la vacuna contra el coronavirus, los expertos internacionales tienen la vista puesta en las secuelas físicas y emocionales que provocará la pandemia en los ciudadanos de todo el mundo. La incertidumbre, la pérdida de familiares y amigos ha mermado a todos los países. “Nadie conoce los efectos a largo plazo de este virus en el cuerpo humano o en el tipo de mundo que heredarán nuestros hijos y nietos”, ha agregado Ghebreyesus.

La llegada inminente de vacunas como la de Pfizer o Astrazeneca, que ultiman los últimos pasos de sus ensayos clínicos, ha abierto un espacio a la esperanza, mientras los principales países de Europa y América ya han puesto en marcha nuevas restricciones sociales para hacer frente a la segunda oleada de casos del 2020. “Podríamos estar cansados de Covid-19, pero no se cansa de nosotros”, ha lamentado el líder de la OMS.