La purga de Iglesias amenaza con destartalar Podemos en Valencia

Militantes descontentos con la 'purga' de Davó amenazan con abandonar Podem e irse a Compromís.

La federación valenciana de Unidas Podemos se resquebraja y cuando eso sucede la militancia se posiciona en respectivos bandos hasta que una buena parte abandona el barco a otros proyectos políticos, en apariencia, más consistentes. Es lo que está a punto de sucederle a Podem. La dirección de Podemos en la Comunidad Valenciana, liderada por Pilar Lima, dirigente más alineada con Pablo Iglesias, decidió apartar a la portavoz del partido en las Cortes Valencianas, Naiara Davó. Una decisión recurrida, donde buena parte de la militancia considera que “responde a intereses partidistas” y ahora amenaza con irse a Compromís.

En plena pandemia y con un aumento considerable de los contagios por Covid-19 en Valencia, la dirección de Unidas Podemos en la comunidad decide incluir un punto, calificado por algunos de “misterioso” o “incompleto” en el Consejo Ciudadano autonómico celebrado el pasado sábado. “Grupo parlamentario” fue uno de los puntos a discutir, sin dar más explicaciones a los convocados, tal y como explican desde la federación.

El cónclave de la formación aprobó el cese de Davó como portavoz en las Cortes Valencianas. La afectada recuerda la promesa de Lima, coordinadora de la federación tras ganar las primarias el pasado junio, de respetar “el pluralismo interno” y las diferencias los cargos orgánicos de partido y los que se mantienen en las instituciones. “No ha cumplido su promesa”, señala Davó a Economía Digital.

13 de los 42 miembros que componen el Consejo Ciudadano han firmado un escrito de protesta asegurando que “no se cumplen las garantías procesales” apelando al Comité de Garantías, un órgano controlado por la Secretaría de Organización a cargo de Pablo Echenique y a su vez afín a Pablo Iglesias.

“Nuestros estatutos defienden que cualquier cosa que afecta a la estructura del grupo tiene que ser escuchada también por el grupo parlamentario y en ningún momento se cumplió porque no se nos invitó“, contesta Davó. Es por ello que hasta que no se resuelva el recurso, la portavoz y varias diputadas de Podem defienden no celebrar la reunión del grupo parlamentario prevista para este jueves donde se haría efectiva su destitución del cargo.

Las diputadas firmantes del recurso comunicaron formalmente a la dirección que la reunión no se puede realizar hasta que no se resuelva el recurso y, por ello, han decidido no celebrarla porque “se podría anular la votación”. Desde la otra parte no lo tienen claro y apuntan a que “la reunión se celebrará pero no sabemos quiénes van a acudir”, responden desde la dirección del partido.

El clamor de la militancia: “Otra purga de Iglesias”

La crisis interna debilita al partido y enfada enormemente a su militancia, dividida ya en dos facciones: a favor de Lima, la más próxima a Iglesias y a la dirección nacional, y los que apoyan a Davó, del ‘ala’ más independiente.

Tal es el enfado que muchos señalan directamente a Pablo Iglesias como “hacedor en la sombra” y lo achacan a “otra purga de Iglesias”, al no respetar el equipo inicial tras las primarias y advierten de que “podría desestabilizar el proyecto” y la línea de la formación en las Cortes Valencianas. De ser así y cambiar el proyecto, algunos ya advierten que se irán a Compromís.

Muchos temen que la sangría no haya terminado. En las últimas elecciones autonómicas valencianas Podemos ya perdió cinco escaños (pasó de 13 a ocho diputados en las Cortes) y apostillan que “las crisis internas en la formación sólo ayudan a escindirse”.

Mientras que a otros, la ‘purga’ de Davó les recuerda la “salida de Pedro Sánchez del PSOE” y ya animan a la portavoz a “plantarles cara” como hizo el ahora presidente del Gobierno. Las próximas horas se presumen tensas en la formación morada.