Podemos asume que la regulación del alquiler no llegará este año

La diputada Isabel Franco califica la negociación con el PSOE de "pelea complicada" y afirma que es "muy difícil" que la ley de Vivienda vea la luz este año

Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y aspirante a la Secretaría General de Podemos, durante la presentación de su candidatura “#CrecerConIone” este sábado en Cáceres. EFE/ Jero Morales

Unidas Podemos ha salido ganando en la mayoría de enfrentamientos que ha protagonizado con el PSOE dentro del Gobierno de coalición, pero la regulación del alquiler se le ha resistido. Logró aprobar la ley Trans, consiguió bajar el IVA de la luz en un 10%, pero la Ley de Vivienda no saldrá este año.

Los morados lo tienen asumido. “No os voy a decir que la podamos tener antes de que acabe el año porque está siendo una pelea muy muy complicada, realmente muy difícil“, ha asegurado este miércoles la diputada Isabel Franco durante un acto en el Congreso con los parlamentarios más jóvenes para presentar las conclusiones del estudio El futuro es ahora. No obstante, ha añadido que “si empujamos todas” cree que se podría conseguir.

En el acuerdo de Gobierno de coalición los dos partidos pactaron impulsar la regulación para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021. Sin embargo, cuando los socios ya comienzan a pactar las cuestas de 2022, las discrepancias en torno a la ley de Vivienda siguen presentes y sin salida.

Isabel Franco, diputada de Unidas Podemos./ EFE

De momento, PSOE y Podemos han acordado congelar los precios de los alquileres en zonas tensionadas. Pero los morados ya avisaron que no se conformarán con esta medida.

Nuevos interlocutores

No obstante, aunque la regulación tarde en llegar, la crisis de Gobierno de Pedro Sánchez ha provocado que los interlocutores dentro del Gobierno para pactar la nueva ley cambien.

Los primeros encargados de negociar esta norma ya no están en el Gobierno. Ni Pablo Iglesias por parte de Unidas Podemos, que fue sustituido por Ione Belarra tras su marcha, ni José Luis Ábalos, que ha sido cesado por Pedro Sánchez en su remodelación de Gobierno y le releva Raquel Sánchez, alcaldesa del municipio barcelonés de Gavá.

Y ,mientras el antiguo ministro de Transportes apostaba por los incentivos fiscales para los propietarios y rechazaba la postura de Unidas Podemos, la nueva responsable de esta cartera reguló los precios en su ciudad.

Nadia Calviño frenó a Raquel Sánchez

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ya dejó clara cuál sería la hoja de ruta a seguir por Raquel Sánchez respecto a la nueva Ley de Vivienda y la controvertida regulación de los precios del alquiler.

La vicepresidenta tercera Nadia Calviño
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, da una rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. EFE/Zipi

“No hay derechos y no hay dignidad sin vivienda. Hablar de inclusión es hablar de vivienda y del derecho a disponer de ella a precios asequibles. Ese es el instrumento más poderoso del Estado del Bienestar y la fuente de la que emanan los derechos fundamentales”, afirmó Sánchez en su acto de toma de posesión.

Calviño, que ya había dejado clara su postura en contra de la regulación, volvió a incidir en ella, asegurando que ante “temas complejos” como el de la vivienda es arriesgado simplificar, ya que “no hay un varita mágica o una medida o un cambio en el texto legislativo que lo resuelva”.

PP y Cs están en contra, mientras que ERC la apoya

No solo los socialistas se oponen a la regulación. También han rechazado esta medida los diputados más jóvenes del PP y Cs que han participado en la presentación del estudio El futuro es ahora.

Por parte de los populares, José Ángel Alonso Pérez ha rechazado esta medida, advirtiendo de la posibilidad de un “desplome de la oferta” pero también de “la calidad de los inmuebles” ante la falta de incentivos de los propietarios, según ha recogido Europa Press. Y según Sara Giménez, de Ciudadanos, el problema reside en que hasta ahora no ha habido “una política de vivienda”.

En cambio, la parlamentaria de ERC Marta Rosique ha defendido esta propuesta basándose en el resultado de la regulación del alquier en Cataluña, una norma que el Ejecutivo de Pedro Sánchez recurrió ante el Tribunal Constitucional.

Además, ha planteado la posibilidad de aprovechar para alquiler social los pisos de la Sareb, el llamado ‘banco malo’ que aglutinó el ‘ladrillo’ de los bancos durante el rescate al sector financiero.

Noelia Tabanera