Podemos recupera otro de sus frentes abiertos contra el PSOE: el ingreso mínimo vital

Pablo Echenique vuelve a poner en la diana al ministro Escrivá porque solo se ha aprobado el 20% de las solicitudes del IMV

Pablo Iglesias, José Luis Escrivá y Antonio Garamendi tras una conferencia de Pedro Sánchez en Casa de América, el 31 de agosto de 2020 | EFE/Mariscal/Archivo

Pablo Iglesias, José Luis Escrivá y Antonio Garamendi tras una conferencia de Pedro Sánchez en Casa de América, el 31 de agosto de 2020 | EFE/Mariscal/Archivo

Las tensiones en el Gobierno de coalición se han normalizado tanto que Unidas Podemos ya está reciclando frentes abiertos contra el PSOE que se habían quedado en el olvido dadas las muchas otras fricciones activas entre los socios del Ejecutivo durante los últimos meses.

Así, a los acalorados debates en el seno del Gobierno sobre la ley trans, la conveniencia de manifestarse el 8-M o la normalidad democrática de España, por mencionar algunos, ahora se suma un asunto que ya dividió a socialistas y morados durante buena parte de 2020: el ingreso mínimo vital (IMV).

Y es que el IMV no ha despegado. Este lunes, la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha reprochado que “ni siquiera se han aprobado el 20% de más de un millón de solicitudes que se tramitaron desde el mes de junio pasado y los requisitos establecidos deniegan casi el 60% de las solicitudes“.

Ante estos y otros datos que se han difundido en las últimas horas sobre el IMV, Unidas Podemos ha dado la razón a quienes critican este medida puesta en marcha con el propósito expreso de ayudar a las familias más desfavorecidas en plena crisis económica y sanitaria de la Covid-19.

“Escucho en la radio que el ingreso mínimo vital funciona mal. Es correcto”, ha reconocido Pablo Echenique este martes. “En contra de la opinión de Unidas Podemos, se primó la burocracia sobre los derechos de la gente más vulnerable. Es inaceptable”, ha apostillado el portavoz parlamentario.

Enmiendas de Podemos al IMV de Escrivá

Echenique ha destacado que el pasado 9 de febrero su formación registró una docena de enmiendas en el Congreso de los Diputados al proyecto de ley sobre el IMV. En esa propuesta, Podemos sugirió que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha ignorado las recomendaciones de Podemos desde julio de 2020.

El portavoz morado ha recordado esa propuesta este martes a la luz de la oleada de críticas al Gobierno por el fracaso —hasta ahora— del IMV, en una nueva entrega de una secuencia ya familiar: el partido que forma parte del Gobierno y de la oposición al mismo tiempo echa balones fuera y acusa al PSOE de no hacer lo que a su parecer tiene que hacer.

Hay que recordar que las relaciones entre Podemos y Escrivá son de las más tensas de la coalición. Durante este inicio de año, por ejemplo, Pablo Iglesias ha cargado contra su compañero socialista del consejo de ministros por la reforma de las pensiones que ha preparado su departamento.

El propio Iglesias ya ha criticado la gestión del IMV por parte del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, exigiendo mayor agilidad para llegar a más familias afectadas por la tormenta pandémica y todos sus efectos sociales y económicos. El vicepresidente segundo dijo en octubre que es “inaceptable” que la ayuda no llegue a más gente.

No puedo aceptar que hayamos creado un derecho importante que no llega a la gente que lo necesita“, señaló en aquel entonces el líder de Podemos, enviando un mensaje a Escrivá: “Hay que abrir el cuello de botella, tiene que ser más fácil pedir el IMV“.

“La telaraña de burocracia” del IMV

Pese al enfado del Iglesias desde hace cuatro meses, el IMV no avanza. Así lo ha asegurado José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, que ha reclamado al Gobierno (al de PSOE y Unidas Podemos, sin matices) “un cambio inmediato y definitivo” de esta medida social.

“De ser la vacuna más eficaz contra la pobreza, el ingreso mínimo vital ha pasado a ser el virus de la desesperación y el sufrimiento de más de un millón de solicitantes que están atrapados en la telaraña de la burocracia y el sin sentido de farragosos procedimientos“, ha lamentado Ramírez este lunes.

Todos los datos en poder de la Asociación apuntan a que “apenas se concederá [el IMV] a la mitad de las 850.000 personas en el límite más extremo de la pobreza que fue la cifra comprometida por el Gobierno“. Así, proponen tres medidas que “implicaría que, en menos de un mes, se alcanzase la mitad del objetivo que se había propuesto el Gobierno”.

Las medidas propuestas son que el cálculo de la capacidad económica se realice sobre los ingresos del año en curso (eliminando el límite del 50% de los ingresos del ejercicio anterior), suprimir el padrón histórico colectivo y decretar una “pasarela automática” para que se acceda al IMV desde las rentas mínimas de las comunidades autónomas.

De esta forma, según la Asociación, el IMV podría llegar a “casi medio millón de familias beneficiarias, evitando la errática gestión del Ejecutivo y sobre todo la desesperación de las personas que se topan con la tortura burocrática actual”. Sus medidas son semejantes a las que propuso Podemos el pasado febrero.