Mark Zuckerberg, fundador de Facebook | Fuente: EFE

Facebook: el trapicheo con datos de Zuckerberg, al desnudo

stop

Se filtran documentos confidenciales de Facebook que quitan la careta a Mark Zuckerberg respecto al trueque de datos con su club de amigos

Barcelona, 18 de abril de 2019 (13:11 CET)

Algunos ejecutivos de Facebook se refieren a Mark Zuckerberg como "el maestro del apalancamiento". Es un término propio del "trading", que representa alguna facilidad operativa del intermediario financiero al inversor, que obtiene una mayor exposición desembolsando solo una parte del valor total de una posición, explica BBVA Trader. También aplica a la forma en que Facebook trapichea con los datos de sus usuarios, según un nuevo informe.

Documentos filtrados de casi 4.000 páginas permiten entrever lo que sucedía tras bambalinas en la tecnológica mientras Zuckerberg prometía al público general que la privacidad de los datos era su prioridad número uno, muchos años antes de que estallaran los escándalos sobre este asunto en la compañía. La información demuestra que la información personal de los usuarios es una moneda para ayudar a socios y frenar a rivales.

Los casos de Amazon y una app de mensajería llamada MessageMe ilustran esto. En 2013, Facebook cesó al incipiente servicio de chat el acceso a los datos de Facebook por considerarle un potencial rival comercial de Whatsapp y Messenger, mientras que dio acceso total a Amazon a cambio de que invirtiera importantes cantidades de dinero en publicidad en la red social. Los documentos constatan el tratamiento especial a Amazon.

La filtración anónima llegó a medios como NBC News, Computer Weekly y Süddeutsche Zeitung, que contextualizan las revelaciones obtenidas en documentos internos y conversaciones de trabajadores y ejecutivos de Facebook con las decisiones que la empresa manifestaba públicamente entonces, y que repite ahora, propulsando las sospechas de que la privacidad de los datos es tan solo un discurso muy conveniente para Zuckerberg.

Adicionalmente, a la vez que este nuevo escándalo comienza a tomar fuerza, este jueves Facebook reconoció a Reuters que obtuvo sin permiso los cotactos de correo electrónico de 1,5 millones de nuevos usuarios de la red social desde mayo de 2016, aunque aseguró que no los ha compartido con nadie y que serán eliminados. Pero, a la luz de las filtraciones recientes, conviene preguntar: ¿Debemos seguir creyendo en lo que dice Facebook?

Facebook consideró cobrar a los desarrolladores por el acceso a los datos

Las diferentes conversaciones filtradas esta semana reflejan que, pese a la intensidad con la que Zuckerberg asegura que protege la privacidad de los usuarios, los datos le ayudan a beneficiarse económicamente y a estrechar asociaciones con empresas afines e incluso con amigos del propio fundador de la red social, mientras que limitar el acceso a esta información también sirve para intentar ahogar a potenciales competidores.

Facebook consideró cobrar por acceder a los datos, y en otros casos tenía acuerdos de colaboración con empresas que también le permitían ver los datos de sus usuarios. Algunos empleados de la tecnológica mencionaron en el mismo paquete de mensajes interceptados que todo esto era "poco ético", a la vez que el departamento de marketing buscaba la mejor forma de mentir ante el público. Las conversaciones transcurrieron entre 2012 y 2015.

En abril de 2014, el mensaje que transmitió Facebook tenía que ver con la confianza de los usuarios, ocultando otros temas quizás más importantes como su trato a la competencia o el lucro con los datos. Y es que otra cosa que revelan estos papeles es que Zuckerberg, además de "maestro del apalancamiento", es un previsor de primera, siempre buscando la forma de anticiparse a la presión externa cuando trascendieran los escándalos.

No es casualidad que el líder de Facebook ahora pida a los gobiernos que regulen su negocio, porque sabe que su amenaza en este momento es la potencial oleada de leyes antimonopolio que se viene. Hasta ahora, Facebook se ha salvado de estas regulaciones por brindar un servicio supuestamente gratuito, pero el valor de los datos de los usuarios que sus ejecutivos comprueban en estos documentos puede desmontar esa defensa.

Si los legisladores comprueban que los usuarios pagan por acceder a Facebook con su propia información personal, y que para Facebook estos datos eran importantes en su relación con competidores y socios, pueden acusar a la compañía de prácticas monopolizadoras. "Estos correos electrónicos (filtrados) prueban que los datos no son gratuitos", dijo el consejero delegado de Digital Content Next, Jason Clint.

Inversores piden sacar a Zuckerberg de la junta

El manejo de datos de Facebook incomoda a una parte de sus inversores. El problema es citado como uno de los muchos errores cometidos por Zuckerberg en los últimos años, en un documento de un grupo de inversores que piden al regulador estadounidense reemplazar al fundador de la empresa en la presidencia por una voz independiente. Creen que un Zuckerberg no supervisado es malo para el negocio.

El fundador de Facebook tiene el 60% de los votos de la junta directiva, y este grupo de inversores cree que esto "debilita la gobernancia y la supervisión administrativa" de la empresa. "Creemos que la falta de un presidente independiente en la junta ha contribuido a que Facebook falle, o se maneje mal, en una serie de controversias graves, el aumento de la exposición al riesgo y los costos para los accionistas", dicen.

No hay muchas probabilidades de que estos inversores consigan lo que demandan, pero no es la primera vez que este órgano del negocio se rebela contra Zuckerberg. Y entre estos inversores existe la creencia de que alguna de sus demandas será la última, tarde o temprano, informó Mashable.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad