La comisaria de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager, en un acto en Alemania el 27 de agosto de 2019. Foto: EFE/EPA/HJ

La enemiga de Trump en la UE cocina su cuarta multa a Google

stop

La comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, anuncia una investigación preliminar al portal de búsqueda de empleo de Google

Alessandro Solís

Economía Digital

La comisaria de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager, en un acto en Alemania el 27 de agosto de 2019. Foto: EFE/EPA/HJ

Barcelona, 27 de agosto de 2019 (18:53 CET)

Desde el inicio de esta legislatura, el 1 de noviembre de 2014, Margrethe Vestager ha impuesto tres multas a Google por valor de 8.400 millones de euros (en torno a 9.300 millones de dólares). Ahora, la comisaria de Competencia de la Unión Europea (UE) esboza su cuarto castigo a la multinacional estadounidense, aunque la Comisión Europea (CE) matizó que la investigación aún se encuentra en una etapa preliminar.

La hipótesis es la misma que hace unos meses: Google abusa de su posición privilegiada para favorecer sus negocios frente a los de la competencia. La tecnológica ya fue multada por esto mismo a mitad de 2017, cuando la CE sentenció que Google sacó provecho de su posición dominante como motor de búsquedas en internet para dar ventajas a Google Shopping, su servicio de comparación de compras.

Hace dos años los 2.420 millones de euros con los que Vestager sancionó a la compañía con sede en Mountain View fueron anunciados como una cifra "récord". Un año después, la tecnológica fue objeto de la mayor multa impuesta por la CE a una compañía por comportamiento anticompetitivo (4.500 millones) por obligar a los fabricantes de smartphones a instalar sus apps para usar el sistema operativo Android.

La tercera infracción la impuso la CE este año, por 1.490 millones de euros, tras concluir una investigación que la empresa se sirvió de su posición de dominio en el mercado de la publicidad digital para "imponer restricciones contractuales anticompetitivas" a sus rivales en páginas web de terceros, como bien explicó la comisaria europea de Competencia en marzo pasado, lo que llevó a Donald Trump al máximo enojo.

Trump: Vestager "odia a EE UU" más que nadie

Unos meses después del más reciente castigo de la CE a Google –y tras multar la comisaria también a empresas americanas como Facebook y Apple–, el presidente estadounidense le atacó públicamente por "odiar a los Estados Unidos más que cualquier otra persona que he conocido". "Está demandando a todas nuestras compañías", lamentó Trump en una entrevista con la cadena de televisión Fox News.

Convertirse en la enemiga europea de Trump no ha detenido a Vestager para seguir en su misión de "proteger a los consumidores y la competencia", en sus palabras. De hecho, antes de revelar esta nueva posible multa a Google, también informó de que está investigando posibles prácticas anticompetitivas de Amazon, otro gigante americano al que ha escrutado y castigado durante sus casi cinco años en la CE.

La potencial cuarta multa de la UE a Google tiene que ver con la plataforma de búsqueda de trabajo Google for Jobs, que Vestager sospecha que tiene el favor de la multinacional, en detrimento de otros servicios similares de otras compañías. Es decir, otro caso de diccionario de abuso de posición dominante que hace daño a los ideales de competencia. La investigación está en una fase previa.

Vestager, sobre Google: "Actúa como jugador y árbitro"

Tras recordar las otras multas impuestas a Google por la CE, la comisaria dijo: "Ahora estamos analizando si ha ocurrido lo mismo con otras partes del negocio de Google, como su herramienta de empleo conocida como Google for Jobs". Este portal de búsqueda de empleo fue lanzado hace dos años y ha sido denunciado por empresas con servicios similares, entre ellos 23 sitios web europeos.

"Existe un problema más amplio para nuestras sociedades, de si creemos que es correcto que compañías como Google y otras tengan tanto control sobre el éxito o el fracaso de otras compañías, y que sean libres de usar ese poder de la forma que deseen". dijo Vestager. "Si creemos que no, podremos necesitar regulación, para asegurarnos de que estas plataformas usen su poder de una manera justa y que no discrimine".

Se trata de asuntos que son "más que normas de Competencia", añadió la danesa; son plataformas que "actúan a la vez como jugador y como arbitro" y que tienen un "evidente conflicto de interés" y una "tentación" de "ajustar la forma en la que dicha plataforma funciona para favorecer a sus propios servicios frente a otros", informó Reuters.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad