Una auditora señala que la EMT tiene que pagar 10,5 millones a la Agencia Tributaria

Se trata de dinero procedente de aportaciones del Ayuntamiento. La compañía afirma que son "transferencias municipales" dirigidas a cobrar "el déficit de explotación"

IMG 20190315 WA0010

La cantidad a devolver no comporta sanción. Foto: EMT Valencia.

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia acumula algunas polémicas en los últimos años. Desde la estafa por valor de cuatro millones de euros en 2019 a contrataciones a dedo de familiares del alcalde, Joan Ribó. Este viernes, una auditoría externa ha instado a la empresa a regularizar 10,5 millones de euros recibidos a través de aportaciones del Ayuntamiento.

La notificación hecha a la compañía pública, que no comporta sanción, tiene su origen en la forma de concebir esas transferencias. La EMT señala que no son subvenciones sino «transferencias municipales» dirigidas a cobrar «el déficit de explotación» y que «están exentas de IVA al no ser subvenciones vinculadas al precio».

La EMT afirma que ha superado las auditorías externas en materia financiera, de legalidad y operativa, y de calidad, con la citada «salvedad». El consejo de administración de la compañía, que tendrá lugar el próximo martes por la tarde de manera telemática, abordará estas auditorías realizadas por empresas externas «para certificar la calidad y la gestión de la entidad».

El Ayuntamiento presumen de haber superado la auditoría pese a la «salvedad» de los 10,5 millones

Respecto a la auditoría financiera, la EMT ha explicado que los auditores externos «avalan las cuentas elaboradas de acuerdo con los contenidos recogidos en la normativa mercantil vigente».

No obstante, ha señalado que el informe presenta la «salvedad referente a la alegación de EMT contra la propuesta de liquidación realizada por la Dependencia Regional de Inspección de la Agencia Tributaria» referida a la regularización de los 10,5 millones de euros citados.

La Agencia Tributaria no impondrá sanción a la empresa municipal

La Agencia Tributaria plantea «regularizar, sin imponer sanción, la situación tributaria de la entidad» por el referido importe y, según la compañía municipal, «fruto de una disparidad de criterios a la hora de contabilizar las aportaciones recibidas por el Ayuntamiento de València antes del cambio de la ley en 2017″.

La EMT ha expuesto que, «asesorada por el servicio económico municipal», ha argumentado frente a Hacienda «que las transferencias municipales están dirigidas a cubrir su déficit de explotación«, por lo que apunta que «están exentas de IVA al no ser subvenciones vinculadas al precio».

En esta línea, ha agregado que «en el caso de la entidad Transportes Urbanos de Sevilla, Hacienda consideró que las aportaciones realizadas por el Ayuntamiento de Sevilla para cubrir el déficit de explotación no tenían la consideración de subvenciones vinculadas al precio» y ha precisado que por ello «no se procedió a practicar ninguna regularización tributaria».