Ricardo Currás, exconsejero delegado de DIA.

DIA: Currás engañó al consejo y a KPMG (según EY)

stop

El informe 'foresinc' de EY acusa a la antigua dirección de la compañía, con Ricardo Currás al frente, de haber cometido prácticas irregulares

Barcelona, 23 de mayo de 2019 (17:50 CET)

La gestión de Ricardo Currás, consejero delegado de DIA hasta 2018 y uno de los hombres señalados por la mala gestión de la cadena de supermercados, vuelve a estar bajo sospecha. De acuerdo al informe forensic de EY sobre las posibles irregularidades en el capital de la compañía, la antigua dirección de DIA, con Currás al frente, habría cometido prácticas irregulares que "fueron ocultadas a los auditores externos y al consejo de administración".

EY, de acuerdo a la información publicada por El Economista, exculpa a los consejeros no ejecutivos, entre los que se encontraban los representantes de Letterone, la firma controlada por el magnate ruso Mikhail Fridman y que ahora controla la compañía con casi el 70% de las acciones.

También deja fuera de estas prácticas irregulares a KPMG, el auditor de las cuentas durante los últimos años y denunciado por un grupo de pequeños accionistas a través del despacho Gesico. Esta plataforma, con apenas tres meses de vida, ha reunido "a más de un centenar de accionistas", que realizaron una inversión que superó los 4 millones, y está a la espera de que la Audiencia Nacional admita a trámite su recurso. 

El informe foresinc señala que la ocultación de la información se produjo de forma deliberada. Esta acusación se apoya en algunos de los correos electrónicos que se cruzaron directivos de la cadena de supermercados y que se recogen en el informe. Los diferentes mails pondrían de manifiesto las maniobras para operar al margen de los controles establecidos.

DIA: todos apuntan a Currás 

Hace tiempo que se señala a Ricardo Currás como responsable de la caída de DIA. Tanto es así que, según contó Economía Digital, la cadena de supermercados revisó su finiquito tras detectar irregularidades en los resultados de 2017 para simular que la empresa obtendría 20 millones de euros de beneficios más.

La investigación interna concluyó con sanción para el que fuera consejero delegado. La empresa, que intentaba entonces rehacer su futuro mientras esquivaba la sombra de la quiebra, suspendió los pagos que debía haberle abonado.

Currás, que dirigió a la empresa desde 2013, se quedó sin apoyos entre sus propios consejeros. Los miembros del consejo de administración y gran parte de la cúpula directiva acordó como estrategia común culparle como responsable de los malos resultados.

El ya ex consejero delegado trabajó durante los últimos cinco años sin ningún tipo de oposición ni en el consejo de administración ni en la cúpula directiva. Fuentes cercanas explican que sus órdenes se ejecutaban sin rechistar y sus cuentas eran aprobadas sin objeciones, a pesar de las evidentes señales de que la compañía estaba en pleno declive.

Currás fue despedido de DIA en agosto de 2018. Este medio ya avanzó un año antes que el directivo temía su salida y quería esperar a cobrar sus bonos antes de abandonar la sociedad. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad