La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez (c), junto al consejero delegado de la empresa, Víctor del Pozo (i), y el secretario del Consejo, Antonio Hernández-Gil (d). EFE/Diego Pérez Cabeza

Moody’s pone techo a El Corte Inglés

stop

La agencia de calificación advierte de una caída generalizada del consumo en toda Europa, que segará el crecimiento de El Corte Inglés

Carles Huguet

Economía Digital

La presidenta de El Corte Inglés, Marta Álvarez (c), junto al consejero delegado de la empresa, Víctor del Pozo (i), y el secretario del Consejo, Antonio Hernández-Gil (d). EFE/Diego Pérez Cabeza

Barcelona, 01 de octubre de 2019 (14:14 CET)

Los temores sobre el futuro del retail europeo amenazan la ya delicada situación de El Corte Inglés. Acuciados por la deuda y con un modelo de negocio en entredicho por el auge del comercio online, los grandes almacenes miran con temor las advertencias de Moody’s: la ralentización de la economía golpeará todo el sector, y el gigante español crecerá a un ritmo máximo del 5% en los próximos años.

En un informe hecho público este martes, la agencia de calificación advierte que el Ebitda de la empresa que preside Marta Álvarez subirá entre un 2% y un 5% en el periodo 2018 – 2020. Se trata eso sí de un abanico que mejoraría con casi total seguridad el alza del 2,2% del Ebitda de El Corte Inglés, que alcanzó los 1.075 millones de euros en el último ejercicio.

La firma de análisis celebra el acuerdo firmado con Alibaba para acelerar sus ventas por internet a cambio de ceder su red de distribución y almacenaje. Así, en 2020 la empresa española ya prevé facturar 1.000 millones a través de internet, alrededor del 7% de sus ventas totales.

Sin embargo, el grupo no será ajeno a la crisis del retail que se acaba de cobrar la cabeza de la marca Forever 21 en Estados Unidos. Moody’s asegura que la rentabilidad se reducirá debido al bajo nivel adquisitivo del público más joven y la tendencia de población de concentrarse en los grandes núcleos urbanos, por lo que los centros comerciales de las ciudades más pequeñas serán un agujero para las compañías, ya sea por sus malos resultados o por el coste de cerrarlos.

Por ello, las sociedades deberán adaptar su portfolio de tiendas. En ello anda El Corte Inglés con el llamado Project Green: una carpeta de activos inmobiliarios –centros comerciales secundarios incluidos— que, por el momento, ha despertado escaso interés entre los inversores.

Los márgenes también se estrecharán por el auge del comercio online y los expertos en descuentos, “que tradicionalmente trabajan con precios más bajos y fuerzan a los grandes del sector a adaptarse”, añade la agencia. Y para zanjar el diagnóstico: “el crecimiento de las ventas continuará siendo anémico”.

Las ganancias de El Corte Inglés

Si bien El Corte Inglés anunció un Ebit de 421 millones de euros en la campaña 2018/2019, las cifras a las que ha tenido acceso Economía Digital revelan que la cifra fue 304,9 millones al descontarse los extraordinarios. El dato, que sirve como referencia de forma interna, revela la dependencia de los grandes almacenes de dos secciones: la de complementos y la de alimentación.

Entre ambas aportaron 211,8 de los 304,9 millones brutos que la compañía ganó durante el pasado ejercicio. Y, sin embargo, cayeron frente al año anterior y frente a lo que los responsables de las divisiones se fijaron como objetivo.

Las estanterías de complementos están protagonizadas por las distintas ramas de perfumería que El Corte Inglés ofrece; desde la cosmética a la popular. Con aproximadamente el 50% del peso de la sección, comparten espacio con los bolsos y la joyería. Al cierre del ejercicio, las ventas obtenidas fueron de 1.752 millones y sus ganancias de 110,4 millones. La aportación al resultado fue menor que en la campaña previa. En la 2017/2018 registró unas ganancias de 113,1 mllones, por lo que los dirigentes auguraban elevar el dato hasta los 114,8 millones de euros. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad