Oficina de TSB, filial británica de Banc Sabadell, en el Reino Unido. EFE

El Sabadell niega ahora que esté valorando vender su filial británica

stop

El Banco Sabadell niega que esté valorando la fusión o venta de TSB, su filial británica, después de que su presidente diera a entender lo contrario

Madrid, 07 de diciembre de 2018 (16:33 CET)

Banco Sabadell niega ahora que esté valorando una fusión o venta de su filial británica, TSB. Las palabras de su presidente, Josep Oliu, llevaron al mercado a especular con esta opción tras su intervención en un evento organizado en Nueva York.

Oliu había asegurado que "el destino final del banco y de la incorporación de la plataforma tecnológica es ser un banco que entre en algún proceso de consolidación en el futuro en Reino Unido". Y explicó que la entidad se daba un plazo de dos años para que TSB fuera rentable.

Sin embargo, según explican ahora fuentes de la entidad a Europa Press, TSB cuenta actualmente con "la mejor y más moderna" plataforma del mercado británico".

El Sabadell afirma que busca reforzar su filial británica con la compra de otros activos

"Vamos a por todas", explican desde la compañía asegurando que la prioridad actual del banco es el despliegue de nuevos negocios, fundamentalmente el de pymes.

En lugar de una venta, Sabadell afirma que busca reforzar su filial británica con la compra de otros activos y convertirse en uno de los principales players en el negocio de las pequeñas y medianas empresas en Reino Unido.

En este sentido, la entidad está preparando una oferta para hacerse por el negocio de financiación de pymes de Royal Bank of Scotland (RBS), tal y como informó el consejero delegado, Jaume Guardiola, durante la reunión con analistas e inversores en el marco de la presentación de resultados del tercer trimestre​ del ejercicio actual.

Necesidad de hacer rentable TSB

El pasado mes de abril, Sabadell inició un proceso de migración tecnológica la plataforma de TSB a la de Sabadell, pero comenzaron a detectarse numerosos problemas técnicos. Esto afectó a un gran número de clientes y costó a la entidad más de 300 millones de euros.

El consejo de administración dejó fuera a su consejero delegado, Paul Pester, que recientemente ha sido sustituido por Debbie Crosbie, y ya considera los problemas superados.

Por su parte, Josep Oliu explica que durante los próximos dos años tiene que trabajar para que la filial británica gane dinero y se consoliden sus cuentas. Para ello, presentará en enero un plan para recuperar la rentabilidad de esa unidad de negocio, una vez concluido el cambio informático.

De hecho, asegura que la entidad británica ahora que está mejor posicionada tecnológicamente. Subraya, además, que está ejecutando un "plan de actuación" de crecimiento, eficiencia y simplificación de procesos.

Pese a esto, Banco Sabadell vio sus resultados lastrados por TSB y el pasado octubre, el consejero delegado de la entidad, Jaume Guardiola, confesaba que TSB les "ha costado un pastón”.

De hecho, sus últimos resultados se han visto lastrados por la migración de la filial británica. El Sabadell cerró el tercer trimestre del año con un beneficio neto de 247,8 millones de euros, un 62,1% menos que en el mismo periodo de 2017. 

Hemeroteca

Banc Sabadell La Banca
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad