El presidente de Enagás, Antonio Llardén. Imagen: EFE/Javier Liaño/aa

Enagás apura sus opciones con la CNMC

stop

Antonio Llardén intentó convencer a Marín Quemada de que suavice el golpe a la distribución del gas antes de la circular definitiva

Barcelona, 02 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Las empresas gasísticas y eléctricas poco pueden hacer ya más que esperar el golpe de la CNMC en forma de circular, que recortará la retribución al transporte y distribución de gas y electricidad y que se espera para principios de diciembre, aunque podría sufrir retrasos. Sin embargo, Enagás, una de las grandes afectadas, todavía intentó en septiembre, tras la fecha límite para presentar recursos, convencer al regulador.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia publica que mantuvo una reunión el 16 de septiembre con Enagás. Según ha podido saber Economía Digital, se trató de un encuentra al más alto nivel. El presidente de la CNMC, el cuestionado José María Marín Quemada, recibió a Antonio Llardén, presidente de la compañía gasística, y al consejero delegado, Marcelino Oreja, y se reunieron durante aproximadamente una hora.

Julio fue el mes fuerte de reuniones de la CNMC con las empresas energéticas, después de publicar los borradores de la circular que reduce hasta un 20% la retribución al gas y un 7% a la electricidad. Estos porcentajes son estimaciones, pues los cálculos son muy complejos y dependen de cada caso y cada instalación. Naturgy y algunos de los fondos que son accionistas de la empresa, y socios en redes, fueron los más activos.

En agosto, la actividad paró por el descanso vacacional y se retomó en septiembre, aunque a un ritmo ya mucho más pausado. Al fin y al cabo, la suerte estaba echada: el plazo para presentar alegaciones venció a principios de agosto y hasta que la CNMC no haga públicas las circulares definitivas, no conocerán la magnitud de la tragedia, es decir, hasta dónde llega el recorte respecto a lo anunciado. El Gobierno también presentó alegaciones y se espera que se rebaje, mucho o poco, el hachazo.

Llardén y Marín Quemada, cara a cara

Enagás, en cambio, siguió con los contactos, y al más alto nivel. En julio ya había tenido un encuentro con la vicepresidenta del macroregulador, pero repitió en septiembre y pidió audiencia con Marín Quemada, que les recibió. En realidad, la reunión con el presidente de la CNMC se había pedido antes de vacaciones pero les dio cita ya para septiembre.

Fuentes del sector explicaron que el motivo de la reunión era explicar las alegaciones a Marín Quemada y trasmitirle su argumentario. Pese a que Enagás ya lo había plasmado por escrito y presentado más de un mes antes de la reunión, quiso aprovechar la oportunidad para convencer al regulador, aunque solo fuera durante una hora. Desde Enagás, prefirieron no hacer comentarios acerca de la reunión.

Para la compañía presidida por Llardén, el recorte propuesto por la CNMC es un golpe casi mortal al sistema energético español. La rentabilidad no es razonable, no permite la gestión eficaz, pone en riesgo varias instalaciones y desincentiva las inversiones. Coincide con otras empresas, como Naturgy, que anunció el freno de nuevas inversiones. Enagás, como el resto de compañías y algunos fondos, no dudará en ir a los tribunales si es necesario.

Enagás es una de las tres empresas más afectadas por el recorte. En cuanto al gas, comparte penas con Naturgy; en electricidad, la gran damnificada es Red Eléctrica. Se da el caso de que dos de las tres (Enagás y REE), tienen participación del Estado. La diferencia es que, mientras el cambio de retribución en la electricidad debe entrar en vigor el 1 de enero de 2020, en el gas no toca el cambio hasta un año después. Por ello las empresas no entienden la prisa de la CNMC.

El resto de empresas afectadas está a la espera pero, la mayoría de ellas, ya no se sentó con la CNMC tras el parón de verano. Al menos, que conste en su página web. Sí lo hizo, no obstante, MBD Consultores, empresa que trabaja para clientes como Endesa. También se sentó con Marín Quemada Osaka Gas, accionista de la gasificadora de Sagunto, cuyo futuro no está claro si se aprueba un recorte duro de la retribución.

La CNMC, pendiente del Consejo de Estado

Las eléctricas esperan un recorte que, si la CNMC no cambia los plazos, llegará sin gobierno y con Marín Quemada y varios consejeros del organismo con el mandato caducado. No obstante, el Consejo de Estado les puede dar un poco de aire. Competencia quiere que las 15 circulares del recorte al gas y la electricidad pasen por el Consejo de Estado, pero este las ha rechazado.

Solo el Gobierno y el Banco de España pueden enviar propuestas al Consejo de Estado para que dé el visto bueno al procedimiento. La CNMC tiene que mandarlas al Ministerio de Economía, del que depende, para que éste decida si procede la urgencia que pretende el regulador y enviarlo al Consejo de Estado. El gobierno en funciones puede hacer consultas al organismo asesor, pero también puede ralentizar el ritmo de la CNMC, a la que en julio le entraron todas las prisas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad