Francisco Reynés, presidente de Gas Natural, con el ex consejero delegado, Rafael Villaseca. EFE/Mariscal

Gas Natural: los retos de Reynés en su estreno ante accionistas y analistas

stop

Francisco Reynés defiende este miércoles ante la junta de accionistas el rumbo elegido para Gas Natural, y el jueves lleva a Londres su plan estratégico

Xavier Alegret

Economía Digital

Francisco Reynés, presidente de Gas Natural, con el ex consejero delegado, Rafael Villaseca. EFE/Mariscal

Madrid, 26 de junio de 2018 (19:00 CET)

El reto que aceptó Francisco Reynés al hacerse cargo de la presidencia ejecutiva de Gas Natural hace cuatro meses era mayúsculo: darle un vuelco a la compañía de gas y electricidad con un nuevo accionista en el núcleo duro y también nuevas prioridades. La primera gran prueba de fuego la tiene esta semana, en la que se las verá con accionistas, inversores y analistas.

Gas Natural vive en 24 horas los dos momentos más importantes del año a nivel corporativo, y uno de ellos es crucial para el futuro a medio plazo de la energética. Reynés se enfrenta este miércoles al mediodía a su primera junta de accionistas, con el aterrizaje de CVC y los March, y el jueves presenta su plan estratégico. El que marcará la línea a seguir durante los próximos cinco años.

El plan estratégico de Reynés para Gas Natural

Reynés se presenta ante accionistas y analistas como el hombre que debe sacar jugo a sus inversiones y hacer una Gas Natural más rentable. Para ello, se espera que presente, el jueves en Londres, un plan estratégico basado en la rotación de activos. O, lo que es lo mismo, dejen salir antes de entrar.

¿En qué se traduce esta filosofía? Principalmente, en ver qué participaciones ya están amortizadas y no dan más de si, para venderlas, y en cuáles se podría incorporar un socio. Luego vendrán las compras, si bien no son una prioridad. En el foco están el negocio de GNL, que podría venderse o incorporar a un socio, o la actividad en algunos países. De hecho, en los últimos años ya ha salido de mercados como Italia y Colombia.

Se da por hecho que estas serán las líneas maestras del plan estratégico, que se detallarán, con cifras y plazos, en dos días. Antes, este miércoles, el presidente de Gas Natural se enfrenta por primera vez a sus accionistas, y algo del futuro de la gasista tendrá que detallarles. Lo hará, por el cambio de sede de la compañía, en Madrid en lugar de Barcelona.

Junta de accionistas de Gas Natural con nuevo socio

La ciudad no es la única novedad en la junta general de accionistas de Gas Natural Fenosa, que votará el cambio de nombre de la compañía tras 43 años. Otra novedad se llama Rioja Bidco Shareholdings: la alianza del fondo CVC (75%), dirigido en España por Javier de Jaime, y Corporación Financiera Alba (25%), holding de la familia March, que han comprado el 20% de Gas Natural a Repsol, debutan en la junta.

Con la llegada de CVC y los March, pese a que el primer accionista sigue siendo la Fundación Bancaria La Caixa, a través de Criteria, dos grandes fondos pasan a controlar el 40% –GIP tiene otro 20%–. Y La Caixa ha perdido influencia, como se vio con la salida de Isidro Fainé de la presidencia: aunque situó a un hombre su confianza, contaba con el beneplácito de los fondos, a los que Reynés cubrió de oro en Abertis.

Con dos fondos en el núcleo duro, el camino marcado por el accionariado es claro: rentabilizar la inversión. Y eso es lo que esperan oír este miércoles de la boca de su casi recién estrenado presidente ejecutivo, que también tendrá que explicarles por qué ha dejado a CVC sin uno de sus consejeros un minuto después de su nombramiento.

Gas Natural recortó el consejo de administración, luego la cúpula, y ahora se esperan sacrificios más globales

Los recortes en Gas Natural empezaron por arriba. De hecho, Francisco Reynés ocupó dos puestos, el de presidente y el del consejero delegado, Rafael Villaseca, por lo que amortizó uno. Luego redujo su consejo de administración de 17 a 12 miembros y prescindió de la comisión ejecutiva del consejo. Finalmente simplificó la estructura directiva, con un alto ejecutivo menos.

Estos cambios van en la línea de lo que piden los fondos de inversión. Nuevos pasos en esta política de racionalización, quien sabe si afectando ya a la plantilla, se concretarán en los próximos meses, aunque algunas pistas deben darse en estos dos días decisivos para Reynés y Gas Natural.

Gas Natural venderá antes de comprar

Lo que quedará para una segunda parte, si no hay sorpresas en forma de oportunidad irrechazable, será el crecimiento inorgánico. La racionalización se lleva a cabo para ganar rentabilidad, lo que incluye también desinversiones que se cifrarán en las próximas horas. Sólo cuando estén definidas, se pensará en comprar otras empresas o negocios.

Aparcada una de las oportunidades de mercado que sondeó Fainé, y que ya ha desaparecido con el reparto de sus activos, la portuguesa EDP, Gas Natural está fuera de las quinielas en el proceso de concentración del sector energético que se espera en Europa para los próximos años. De hecho, si Reynés se lanza a comprar, se espera que sean operaciones más pequeñas.

Estos son los retos del presidente de la gasística catalana, cuya resolución tendrá que empezar a dibujar esta semana. Le quedan, además, los problemas heredados, como Electricaribe (Colombia) o los posibles cambios regulatorios o fiscales en España, una gran incógnita tras el cambio de Gobierno.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad