Elon Musk dentro de un cohete espacial en construcción. Foto: Spacex/CC0 (dominio público)
stop

El fabricante de coches eléctricos retrocede en bolsa después de que el regulador bursátil de EEUU presenta cargos contra Musk

Alessandro Solís

Economía Digital

Elon Musk dentro de un cohete espacial en construcción. Foto: Spacex/CC0 (dominio público)

Barcelona, 28 de septiembre de 2018 (14:30 CET)

La cotización de Tesla cae en picado después de que, el jueves, la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU (SEC, por sus siglas en inglés) presentó cargos contra Elon Musk, a quien acusa de fraude por anunciar en Twitter en agosto que tenía intenciones de retirar a la empresa de la bolsa. El valor bursátil cayó un 10,63% una hora después del cierre de Wall Street, una sangría de unos 4.800 millones de euros (más de 5.500 millones de dólares) en las cuentas del fabricante de coches eléctricos.

Musk pecó de atrevido el 7 de agosto, cuando abrió Twitter y escribió uno de sus más infames mensajes: "Estoy considerando hacer Tesla privada a 420 dólares (por acción). Financiación asegurada". El tuit fue sucedido por una carta a los empleados de Tesla en la que explicaba sus motivos para querer excluir a Tesla de bolsa. Más de dos semanas después, Musk se retractó, después de que los inversionistas le pidieron que, "por favor", no lo hiciera.

Cuando parecía que Tesla por fin lograba pasar de página, llega ahora la demanda de la SEC. Musk se comportó de forma "temeraria" con un tuit falso y engañoso, lo que dañó a los inversores de Tesla, según la acusación. Los cargos de la comisión volvieron a sacudir la bolsa esta madrugada, con el valor de Tesla retrocediendo un 30% por debajo del máximo del último año, que fue de 387,46 dólares por acción (ahora está en 306,91 dólares). 

La demanda y el cúmulo de escándalos en los que se ha involucrado Musk este año vuelven a disparar los rumores de su salida de Tesla, o por lo menos de la mesa ejecutiva del fabricante. Mientras Forbes asegura que ya es momento de que Musk dé un paso atrás e invite a nueva sangre a la cúpula de la empresa, The Washington Post advierte de que una eventual dimisión del controversial magnate comprometería a toda la industria de los coches eléctricos, no solo a Tesla.

"Las declaraciones falsas de Musk causaron confusión"

La SEC asegura que Musk "ni siquiera había debatido, y mucho menos confirmado, los términos clave del acuerdo con ninguna fuente de financiación en potencia". Este dato es suficiente para afirmar que el tuit del fundador y consejero delegado de Tesla era "falso". "Las declaraciones públicas falsas y engañosas de Musk causaron confusión y una alteración significativa de las acciones de Tesla en el mercado, y resultó en daños a inversores", agrega la comisión.

La formulación de declaraciones erróneas o la omisión de información necesaria para que un inversor tome una decisión informada son asuntos ya fijados en la legislación actual estadounidense, por lo que la SEC puede exigir responsabilidades a una compañía por incurrir en estas acciones. El regulador bursátil permite a las empresas usar las redes sociales para informar a los inversionistas, previa comunicación a los accionistas de la decisión de usar estos medios, además de la entrega de documentos formales.

Los miembros de Nasdaq, el índice en el que cotiza Tesla, están obligados a avisar antes de publicar información que podría provocar movimientos en el mercado. El codirector del departamento de seguridad de la SEC, Steven Peikin, dijo el jueves que la bolsa "no recibió ningún tipo de notificación sobre este anuncio" y que Musk no negoció previamente el precio por acción que anunció en Twitter.

La marihuana pasa la factura a Musk

"Musk llegó al precio de 420 dólares asumiendo que la acción iba a subir un 20% sobre el valor por aquel entonces de una acción de Tesla, y redondeando la cifra hasta los 420 por el significado que tiene ese número en la cultura de la marihuana pensando que eso le parecería gracioso a su novia", aseveró. En EEUU, el número 420 está directamente asociado a la cultura cannábica, a la que los accionistas han ligado a Musk por haber fumado un porro en una entrevista hace unas semanas.

"El presidente y consejero delegado de una empresa en bolsa tiene responsabilidades importantes para con sus accionistas. Estas responsabilidades incluyen la necesidad de ser escrupuloso y cuidadoso sobre la verdad y la precisión de las declaraciones hechas en publico", dijo Stephanie Avakian, compañera de Peikin. "Como hemos dicho en otras ocasiones, ni ser famoso ni tener una reputación como innovador tecnológico te exime de las leyes de seguridad federales", sentenció.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad