Anna Mercadé preside el lobby ‘50 a 50’, que persigue colocar a mujeres en los órganos de gobierno de las instituciones económicas catalanas. /EFE/ Enric Fontcuberta

Las mujeres se lanzan a por el poder empresarial

stop

El lobby femenino ‘50 a 50’ se moviliza para alcanzar su primer objetivo: colocar mujeres en el pleno de la Cambra de Barcelona para lograr una presidenta

Josep Maria Casas

Economía Digital

Anna Mercadé preside el lobby ‘50 a 50’, que persigue colocar a mujeres en los órganos de gobierno de las instituciones económicas catalanas. /EFE/ Enric Fontcuberta

Barcelona, 13 de abril de 2018 (04:55 CET)

El lobby de mujeres ‘50 a 50’ se moviliza para conquistar su cuota de poder en las principales instituciones económicas catalanas. Han pasado a la acción. Este 18 de abril presentarán en el auditorio de ESADE a sus candidatas para las elecciones a la Cambra de Comerç de Barcelona.

La presidenta de la Asociación 50 a 50, Anna Mercadé, recuerda que su “primer objetivo” son las elecciones a la Cambra. Todavía no se han convocado, pero ya están reclutando candidatas. Hacen caso omiso de los cantos de sirena de los diversos precandidatos masculinos a presidente para que se unan a sus filas. Su intención es que haya mujeres en el pleno de la cámara para, después, intentar que se elija a una presidenta.

Mercadé conoce a fondo esta institución porque es la directora del Observatorio Mujer, Empresa y Economía de la Cambra de Comerç. Insiste en que “ya es hora de que tenga a una mujer presidenta”. La estrategia del lobby no es la de proclamar un candidato a presidente para luego colocar a sus peones en el pleno sino la inversa: primero se batalla para conseguir el máximo de mujeres en el pleno y, finalmente, intentarán que se elija a una de ellas como presidenta.

Un lobby de mujeres catalanas se lanza sobre la Cambra, Fira, Puerto y las grandes patronales

El próximo miércoles presentarán la campaña y anunciarán algunas candidatas para los diversos epígrafes (sectores económicos) que conforman el pleno cameral.

El lobby ’50 a 50’ también exige la cuota de poder para las mujeres en destacadas instituciones económicas catalanas que celebran elecciones o renuevan sus órganos de gobierno durante este año: Fira de Barcelona, Port de Barcelona, colegios profesionales como el de arquitectos y economistas, así como las patronales Pimec y Foment del Treball.

Pocas esperanzas con Foment del Treball

Precisamente, la junta directiva de Foment de este lunes conminó al presidente que surja de las elecciones del próximo diciembre a nombrar más mujeres. En concreto, se propone que elija a mujeres para los diez nombramientos de vocales de la junta directiva y los tres del comité ejecutivo que, según los estatutos de la patronal, son potestad de su presidente. Sin embargo, Mercadé tiene pocas esperanzas de que en Foment consigan la equidad. “Siempre han puesto mujeres con cuentagotas”, lamenta.

Por lo que respecta a Fira de Barcelona, la alcaldesa Ada Colau bloqueó su renovación hasta que se constituya el nuevo gobierno de la Generalitat y se levante la aplicación del artículo 155. Colau presionó para la entrada de mujeres en el consejo de administración de Fira.

Sin embargo, éstas se arrugaron, según reconoció la misma alcaldesa en una rueda de prensa. Tanto Helena Guardans, consejera delegada de Sellbytell, como Mar Alarcón, primera ejecutiva de la plataforma de alquiler de vehículos compartidos Socialcar, aceptaron ser consejeras, pero rechazaron convertirse en presidentas.

Además de Anna Mercadé, en la junta directiva de la Asociación 50 a 50 también se encuentran en calidad de vicepresidentas Anna Gener, presidenta y consejera delegada de Savills Aguirre Newman en Barcelona; Helena Torras, directora de la firma de inversión PaoCapital, y Mar Gayà, psicóloga y consultora en políticas de igualdad de oportunidades en hombres y mujeres.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad