Sánchez admite ante los inversores que el PIB crecerá menos de lo que dice el Gobierno

Cifra el crecimiento de 2021 en una tasa "superior al 5%", lo que supone 1,5 puntos menos respecto a la previsión del Gobierno, y en esa línea para este año, dos puntos menos de lo estimado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la XII edición del Spain Investors Day. EFE

La sombra de las dudas sobre las previsiones económicas del Gobierno viene produciéndose durante meses ante la cascada continua de rebajas de estimaciones por parte de los principales organismos nacionales e internacionales y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asumido ante los inversores un menor crecimiento de la economía española que el vaticinado por el Ejecutivo.

Al menos, de forma segura, el referido a 2021 y, por lo que dejó entrever este jueves durante su intervención en el foro ‘Spain Investors Day’, también este año, 2022. Sánchez, que participó por primera vez clausurando en el foro que ha reunido a 44 cotizadas españolas con 200 inversores y gestoras internacionales, vino a confirmar lo que era una sospecha desde hace meses: las cifras de crecimiento del cuadro macroeconómico están sobrestimadas en la actualidad.

Y es que aunque Sánchez aprovechó la cita que da inicio al curso financiero e inversor para trasladar a las decenas de inversores internacionales presentes que España ha encauzado la recuperación y logrará un crecimiento “robusto” y “sólido”, omitió de entrada mencionar las previsiones de crecimiento del Gobierno, que apuntaban a un 6,5% en 2021 y a un 7% en 2022, algo que también hizo previamente la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, en una intervención en un coloquio previo en el mismo acto.

En su lugar, explicó que tras la revisión al alza del crecimiento del tercer trimestre de 2021 por parte del INE, hasta el 2,6%, ha indicado que las p revisiones de la AIReF para el cuarto trimestre apuntan a un repunte del 2,5%, en consecuencia se habría logrado “una tasa de crecimiento interanual para 2021 superior al 5%”, lo que supone 1,5 puntos menos que el crecimiento previsto por el Gobierno.

De cara al 2022, asumió las previsiones de crecimiento de los organismos internacionales, que apuntan a una tasa de crecimiento superior al 5%, la tercera más alta de la UE, pero sin mencionar que el pronóstico del cuadro macroeconómico gubernamental recogía una previsión del 7%. Es decir, que el crecimiento podría ser dos puntos de PIB inferior al calculado inicialmente.

Con todo, afirmó que se prevé que todas las economías de la Eurozona habrán recuperado los niveles de empleo y PIB a lo largo de 2022 e hizo hincapié en la recuperación del empleo a los niveles prepandemia, ya el pasado mes de diciembre al cerrar el año con más de 700.000 nuevos a filiados, si bien no se pronunció respecto a las posibilidades de que el PIB vuelva a los niveles de 2019, ya que todavía se sitúa 6,6 puntos por debajo.

Banco de España anticipa “ligera” revisión al alza

Precisamente el miércoles en la primera sesión del ‘Spain Investors Day’, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández e Cos, anticipó que la revisión al alza por parte del INE de la estimación del PIB del segundo trimestre del año pasado, hasta el 1,2% (una décima más) y del tercer trimestre, hasta el 2,6% (seis décimas más) publicada con posterioridad al cierre de las proyecciones del organismo, conllevará, si se mantuviera el resto de la previsión sin cambios, una “ligera revisión al alza de estas estimaciones, tanto para 2021 como para 2022“.

Las últimas proyecciones de diciembre del organismo supervisor estimaban un crecimiento del PIB del 4,5 % en 2021, que se aceleraría hasta el 5,4 % en 2022 y alcanzaría el 3,9 % en 2023. De confirmarse la trayectoria de mayor crecimiento, llevaría a que el PIB recuperaría su nivel previo a la pandemia entre finales de este año y comienzos del siguiente, ha precisado.

Lo cierto es que decenas de organismos económicos llevan meses alertando de un menos crecimiento económico del previsto por el Gobierno por factores como los altos precios de la electricidad, la inflación, la crisis de suministros y más recientemente el impacto de la variante ómicron.

El consenso sitúa el repunte del PIB entorno al 4,8% en 2021 y al 5,7% el de 2022. Las rebajas han sido generalizadas desde organismos internacionales como la Comisión Europea, el FMI o la OCDE, hastda multitud de nacionales como BBVA, Caixabank, Funcas, el IEE, AIReF, el Colegio de Economistas, Banco Ssntander, Axesor, REpsol, Mapfre o Ceprede.

Saca pecho por la gestión y promete lanzar 17.000 millones de fondos UE hasta junio

En este contexto, sacó pecho por la “extraordinaria” respuesta de la política monetaria y fiscal de Europa y del Gobierno de España, al haber movilizado el Ejecutivo esañol vía líneas del ICO 135.000 millones de euros de liquidez a 620.000 empresas que han permitido proteger 3,6 millones de trabajadores y evitar la quiebra de 1,5 millones de autónomos.

Pese a estas medidas económicas, afirmó que “la vacuna ha sido la mejor decisión de política económica y en materia de salud”, aportando los datos de un 92,5% de personas mayores de 12 años con pauta completa de vacunación, así como un 59,9% de mayores de 40 años con la tercera vacuna de refuerzo. Entre tanto, la vacunación pediátrica avanza, ya que el 37% de los niños menores de 11 años tiene una dosis y se prevé que para febrero al 70% se le haya suministrado su primera inoculación.

Ante la preocupación de los inversores sobre la ejecución de los. fondos europeos, Sánchez trató de lanzar un mensaje de liderazgo en la implementación, justificando la demora en el poco margen temporal de implementación desde el pasado mes de julio, que ha llevado a unos pagos realizados del 45,5%, unos 11.000 millones del total de 24.198 millones consignados en los Presupuestos de 2021.

Eso sí, aprovechó la ocasión para prometer la apertura de 150 convocatorias en el primer semestre del año para movilizar un total de 17.000 millones de euros en fondos europeos. Además, resaltó la aprobación de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE)–proyectos de carácter estratégico con gran capacidad de arrastre– referidos al hidrógeno verde, salud de vanguardia y el vehículo eléctrico.

A ellos se sumarán los del sector agroalimentario, de la lengua española, la economía de los nuevos cuidados, del sector aeroespacial, transición energética y de digitalización de la gestión del agua, con 3.000 millones de inversión, anunciado ayer en el mismo foro por la vicepresidenta de Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

“Nunca como hoy ha merecido la pena invertir en España”

Ante los inversores sostuvo también que el Gobierno quiere impulsar una agenda reformista, de forma que “pronto” se aprobará la nueva Ley universitaria, la renovación de la Ley de Ciencia, políticas activas de empleo y un fuerte impulso a la energía verde al ser una “prioridad” la adaptación al cambio climático. La agenda reformista se extenderá a todos los ámbitos, ya que verán la luz una nueva Ley concursal, que se sumará a la Ley Crea y Crece, la ley de ‘startups’ o la Ley de Telecomunicaciones, a la que se añadirá la próxima semana la Ley de Vivienda.

Al igual que hizo horas antes la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, en el mismo foro, ensalzó el “sentido de Estado” de los agentes sociales a la hora de acordar la reforma laboral, lo que permite dar “seguridad jurídica y predictibilidad”, apelando a un “acuerdo de país”, y subrayó también que con la norma se cumplen “numerosas recomendaciones y directrices por parte de la Comisión Europea”. Entre otras, para atajar la temporalidad e impulsar la productividad, el emprendimiento y la contratación indefinida, así como la flexibilidad interna con el mecanismo RED, por lo que se mostró “convencido” de que los partidos tendrán “el mismo sentido de Estado”.

El presidente del Gobierno instó a los inversores a continuar confiando en España e invertir en el país, y para convencer del atractivo de España para el capital foráneo ha apuntado que el índice de la OCDE sitúa a España como el noveno país más abierto a la inversión extranjera.

Como datos en busca de la atracción inversora citó que España presenta un stock de inversiones productivas de 489.000 millones, el equivalente al 40% del PIB nominal, y es la duodécima economía mundial por stock de capital recibido y la decimocuarta por stock emitido. De hecho, la inversión extranjera directa en España ascendió un 4,9% en 2020.Leer más: Sánchez y Calviño venden la reforma laboral a los grandes fondos de inversión sin tener cerrados los apoyos

“España es y seguirá siendo un destino atractivo para la inversión internacional“, afirmó rotundo Sánchez, “Estamos embarcados en un proceso histórico de transformación para corregir nuestros desequilibrios, aprovechar las oportunidades y les invito a sumarse a este viaje. Nunca como hoy ha merecido la pena invertir en España“, concluyó.