Caixabank quiere ganar 100 millones con los nuevos negocios pese a obtener solo 3 en 2020

El nuevo banco apuesta por el alquiler de vehículos, la venta de televisores y teléfonos inteligentes, pese a la caída de los últimos años

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank. Foto: Caixabank

La nueva Caixabank quiere ofrecer servicios que vayan más allá de la banca tradicional con el objetivo de mejorar la rentabilidad. Su idea es diversificar y no ofrecer únicamente depósitos y préstamos.

Esto no sería sostenible, más si cabe, después de años arrastrando tipos de interés negativo. Ahora quieren acelerar en `nuevos negocios´ como el alquiler de vehículos a largo plazo, o la venta de televisores y teléfonos inteligentes.

Con ello, la entidad prevé ganar 100 millones de euros al año, según explicaba el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, en una entrevista con Financial Times este fin de semana.

Sin embargo, el objetivo se presenta muy ambicioso pues antes de la fusión, Caixabank no ganó ni 3 millones de euros con estos dos negocios.

Además, Bankia obtuvo pérdidas con los mismos. Pero ni si quiera se van a tener en cuenta porque sus alianzas desaparecen ahora que se ha llevado a cabo la fusión.

Caixabank gana un 70% menos con el renting

A cierre de 2020, CaixaBank Equipment Finance, la filial del banco destinada al arrendamiento de vehículos y bienes de equipo, heredera de CaixaRenting, aportó a la cuenta de resultados un beneficio de 2,24 millones de euros.

Esto es un 70% menos que un año antes, cuando este mismo negocio le dio 7,8 millones. También en 2018, el beneficio había sido superior, de 8 millones.

Es decir, ha ido cayendo al tiempo que subían las reservas de 33,9 millones de 2019 a casi 39 millones en 2020.

Esto significa que el banco ha guardado parte de los beneficios porque cree que tendrá menos ingresos o estima que, para que el negocio vaya a mejor necesitará invertir.

Asimismo, las cuentas reflejan que el número de operaciones de renting bajaron desde las 15.000 de 2018 y 2019, a las 14.785 en el último año.

Las ventas de móviles tampoco funcionan

Otro de los negocios por los que apuesta el CEO de Caixabank es el de la venta de teléfonos inteligentes y televisores, pero aquí tampoco les ha ido especialmente bien.

El banco tiene desde 2014 una empresa conjunta con Telefónica (son socios al 50%) enfocada en crédito al consumo para para la compra de móviles y otros dispositivos electrónicos.

Se trata de Telefónica Consumer Finance, que el año pasado apenas aportó al Grupo Caixabank 677.000 euros frente a los 3 millones de un año antes o los casi 5 millones de 2018.

En 2020 vendieron casi 115.000 moviles, dejando alejados los 160.000 terminales del año anterior. En conclusión, estos dos negocios apenas aportaron al banco 3 millones de euros de beneficio el año pasado, frente al ambicioso objetivo de 100 millones.

La pregunta es ¿podría conseguirlo al absorber Bankia?

Bankia pierde sus alianzas

Bankia creó en 2019 una joint Venture con Credite Agricole y pusieron en marcha la marca SoYou. La primera se quedó el 49% y la segunda el 51%.

El objetivo de las dos compañías era liderar la financiación al consumo en nuestro país, tanto de vehículos nuevos y usados, como de otros bienes y servicios.

Precisamente hace unas semanas se ha conocido que SoYou perdió 13,48 millones de euros el ejercicio pasado.

Bankia pierde sus alianzas con Credite Agricole y BMW de financiación y alquiler de vehículos

El negocio no le ha ido nada bien, pero ya no importa. Al fusionarse con Caixabank, Bankia debe romper su alianza el banco francés.  

También con la división de movilidad de BMW, Alphabet. La empresa alemana y Bankia tienen un negocio de renting de vehículos para particulares y empresas desde mayo de 2018, pero ahora que Caixabank ha absorbido a Bankia, esta alianza también se perderá.

Gortázar ya adelantó en septiembre, cuando presentó el proyecto común de fusión con José Ignacio Goirigozlarri, que el renting jugaría un papel clave en la nueva entidad.

Y es que la principal ventaja de la fusión es que cuando integren Bankia, se suman 7 millones de clientes nuevos a los que poder ofrecer vehículos de alquiler a largo plazo, u otros productos.  

Lo que si hizo Caixaban el año pasado fue renovar acuerdos con todos sus partners. El de renting con Arval, empresa con la que mantiene relaciones desde 2010 y con la que se comprometió a comercializar 150.000 coches nuevos hasta 2025.

También amplió sus alianzas con Samsung, Securitas Direct o Yamaha. Las ventas de sistemas de seguridad fueron las únicas de estos “nuevos negocios” que subieron el año pasado, pasando de las 50.000 de 2019 a las 67.747 de 2020.