Fridman, el dueño de Dia, impugnará las sanciones impuestas por la UE por la invasión de Ucrania

El magnate ruso figura en la lista de veintiséis oligarcas, empresarios, militares y periodistas sancionados por la Unión Europea

El primer accionista de DIA, Mikhail Fridman, en una imagen de archivo. EPA PHOTO/EPA/Yuri Kochetkov

El dueño de la cadena de supermercados Dia, Mikhail Fridman, ha anunciado este martes que impugnará las sanciones impuestas por la Unión Europea como respuesta a la invasión de Ucrania, a las que ha achacado de estar basadas en «falsedades malintencionadas y deliberadas», tal y como ha expresado en un comunicado, al que tuvo acceso Europa Press.

«Son el producto de fantasías históricas y teorías de conspiración ideadas por individuos privados con sus propias agendas», ha sentenciado Fridman, que figura en la lista de veintiséis oligarcas, empresarios, militares y periodistas sancionados este pasado lunes por la Unión Europea. Entre las medidas punitivas se incluye la congelación de activos.

De esta manera, con las sanciones cada vez más duras sobre la economía rusa, son muchas de sus empresas las que van a verse afectadas por ellas, ya que, cabe recordar que, además de tener casi el 70% del supermercado Dia, Fridman también es el fundador de la entidad bancaria Alfa Bank. 

En concreto, tras la caída de la URSS, el empresario, que actualmente vive en Londres, constituyó un banco comercial, Alfa Bank, que controla a través de la sociedad ABH Holdings. Esta empresa es uno de los bancos privados más importantes de Rusia, sin embargo, como consecuencia de las sanciones emprendidas por la UE, se le impedirá refinanciarse en los mercados europeos.

La razón es que, aunque sea un banco privado, la Unión Europea considera que está ligado al régimen ruso. No obstante, Fridman ha asegurado este martes que «no tienen ninguna relación financiera o política con el presidente Putin o el Kremlin» y rechaza por tanto las sanciones impuestas por Bruselas.

Asimismo, hace dos días, el magnate, que nació en Ucrania aunque estudió y desarrolló carrera en Rusia, envió a sus empleados de la empresa LetterOne en Londres una carta donde expresaba que estaba «convencido» de que «la guerra nunca puede ser la respuesta», acentuando que le parece una «tragedia» y exigiendo que este conflicto finalice.

«No hago declaraciones políticas. Soy un hombre de negocios con responsabilidad para con muchos miles de empleados en Rusia y Ucrania. Estoy convencido de que la guerra nunca puede ser la respuesta«, señalaba el dueño de los supermercados Dia en su carta.