La plantilla de Caixabank vuelve a la huelga mientras intenta cerrar el ERE

El seguimiento está siendo mayor que la huelga de la semana pasada, con el 90% de sucursales cerradas y una caída de la actividad del 95%

Fuente: SECB Caixabank.

La plantilla de Caixabank ha vuelto a hacer huelga este martes para protestar contra el ERE. Y lo hace precisamente el día en el que el banco y los sindicatos deben cerrar un acuerdo, porque hoy acaba el periodo de negociación formal.  

Los trabajadores ya hicieron una primera huelga general el pasado 22 de junio para protestar contra el despido colectivo que el banco ha puesto en marcha tras su fusión con Bankia y que contempla la salida de 6.950 empleados.  

Aunque el verdadero motivo no son las salidas en sí, sino las condiciones que quiere aplicar la entidad catalana. Los sindicatos defienden que Caixabank no quiere eliminar la forzosidad y en consecuencia no firmarán el acuerdo. Y esto solo deja un escenario, que el banco aplique el ERE de manera unilateral.  

Con el propósito de defender que haya voluntariedad en las salidas, la plantilla protagonizó el pasado martes la primera huelga del banco en sus 117 años de historia. Los datos aportados por los sindicatos señalan que el seguimiento fue récord con más del 70% de oficinas cerradas y una caída de actividad de más del 90%. La entidad no quiso facilitar cifras oficiales. 

Las cifras que aportan este martes los sindicatos indican que el seguimiento está siendo mucho mayor, con más del 90% de sucursales cerradas y una caída de la actividad superior al 95%.  

Caixabank quiere cerrar el ERE este martes 

Las partes ven más probable que se queden negociando hasta altas horas de la madrugada que volver a prorrogar el plazo, que ya se extendió desde el 10 de junio hasta este 29 de junio. Sin embargo, todavía a estas horas dicen estar lejos de cerrar un acuerdo. 

Este lunes también hubo reunión, y era determinante. Si el banco hubiera eliminado la forzosidad, la huelga se habría cancelado, pero la entidad solo hizo algunas mejoras y dejó muchos puntos conflictivos a resolver durante esta jornada.  

En concreto, la dirección del banco retiró el criterio de equilibrio generacional para que pueda adherirse al plan de reestructuración cualquier trabajador de manera voluntaria independientemente de su edad. 

Sin embargo, los representantes de los trabajadores insisten en que el banco debe garantizar que el 100% de las salidas sean voluntarias, sin límites por provincias o sin movilidad obligatoria, entre otros aspectos. Así que mantuvieron la huelga de este martes que va acompañada de concentraciones en las calles de 33 ciudades del país. 

También el lunes el banco rebajó a seis años la antigüedad requerida a empleados a partir de 52 años para acceder a la indemnización planteada para su franja de edad. Y mejoró las indemnizaciones de todos los grupos de edad.

El ERE más polémico de la banca 

El ERE ha sido polémico desde el principio. Se trata del despido colectivo más grande que un banco ha hecho en España, y empezó a negociarse al tiempo que el de BBVA, lo que hizo que con solo dos días de diferencia, dos de los bancos más grandes del país pusieran encima de la mesa más de 20.000 despidos.

Con el tiempo la cifra se ha reducido pero para ello, el Gobierno ha tenido que intervenir por distintas vías. Las ministras de Economía y Trabajo, advirtieron desde el inicio que Caixabank debía reducir el número de salidas y que estas debían ser voluntarias.

Las advertencias se han mantenido hasta hace solo unos días. Asimismo, en estos dos meses desde que Caixa empezó a negociar el ERE se ha puesto en tela de juicio si el salario de los banqueros es desproporcionado, sobre todo el de aquellos que negocian miles de salidas.

Trabajadores de Caixabank protestan por las calles de Valencia. Fuente: SECB Caixabank.
Trabajadores de Caixabank protestan por las calles de Valencia./ Fuente: SECB Caixabank.

Lo que llevó al FROB (segundo accionista de la entidad) a votar en contra de los sueldos de la cúpula durante la junta de accionistas. Asimismo, la plantilla, con la intención de hacerse oír y conseguir las mejores condiciones en el ERE ha optado hasta en dos ocasiones por contactar con Isidro Fainé, expresidente de la Caixa y actual presidente Criteria Caixa, accionista mayoritario del banco con el 30% del capital. 

La última vez fue hace solo una semana, cuando toda la representación sindical envió una carta de manera conjunta pidiéndole ayuda. A lo largo de este martes, veremos el desenlace de esta historia que ha provocado la intervención del Gobierno y alarma social.

Cristina Hidalgo