González Laxe avisa: «Debemos repensar las estrategias si no hay demandas de energía nuevas»

El catedrático coruñés, expresidente de la Xunta, publica el ensayo “Nuevos tiempos modernos” (Hércules de Ediciones), en el que considera que el proceso de descarbonización actual implica toda una “revolución” para Galicia

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Comienza preguntándose quién manda realmente en el planeta y termina apuntando a los nuevos modos de gestión empresarial en tiempos de recuperación y a los anclajes que deben sostener de verdad la eurorregión Galicia-Norte de Portugal. Es Fernando González Laxe, catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universidade da Coruña y expresidente de la Xunta y de Puertos del Estado. Lo hace en su último ensayo, Nuevos tiempos modernos, editado por Hércules de Ediciones, en el que esboza “ideas para una sociedad postindustrial”

En Nuevos tiempos modernos, González Laxe invita al lector a estar, por resumirlo de algún modo, razonablemente preocupado. La obra “destaca por su originalidad, profundidad y forma de tratar y enfocar las dinámicas sociales, económicas, tecnológicas y medioambientales”. “Es, en última instancia”, dice, “un libro optimista que incentiva la necesidad de un compromiso acerca de lo que podemos hacer, aunque nos plantea el interrogante de si seremos capaces de hacerlo”.

El caso de la energía

El libro, una amplia recopilación de artículos publicados en La Voz de Galicia entre 2012 y el pasado mes de diciembre, tiene capítulos que abordan asuntos trascendentes para la economía gallega, caso de las renovables. En agosto del año pasado, sin ir más lejos, González Laxe advertía que “existe una obligación política, económica y moral de generar y utilizar el mayor porcentaje de energía renovable posible”.

González Laxe trufa sus artículos de mensajes, y también de advertencias. El de la energía es un caso claro. “Debemos repensar las estrategias: si no hay demandas de energía nuevas, la oferta debe bajar en la misma proporción”, dice, para añadir que “reducir las demandas de electricidad no debe significar abandonar el proceso de descarbonización de la economía”. En esta línea, reconoce que quedan muchos sectores por electrificar. “Por eso, es preciso señalar el hecho de que algunas empresas y proyectos de energías renovables se están tirando a la piscina, y sin agua”, advierte.

Canibalización

Dicho de otra forma, argumenta González Laxe, “la omnipresencia de tantos proyectos renovables hace que los propios promotores se vean perjudicados en la medida que la abundancia de ofertas se vuelva en contra de los propietarios de instalaciones, llegándose a la canibalización (proceso de descenso) de precios”. “O sea, estudiemos bien los proyectos y no nos creamos todo lo que se está ofertando”. Lo dice González Laxe en Nuevos tiempos modernos.

Comenta el artículo
Avatar

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp