Amancio Ortega y Telefónica liquidan la empresa que ganó 2.560 millones en cuatro años de vida

Telxius, la filial de infraestructuras de telecomunicaciones de Telefónica, absorberá a su socio único, Pontel Participaciones, participada por la 'teleco' y por Pontegadea

Amancio Ortega y José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica

Amancio Ortega y José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica

Fin del camino para Pontel Participaciones, una sociedad instrumental que Amancio Ortega y Telefónica crearon para controlar su participación en Telxius. La teleco y Pontegadea, el brazo inversor del fundador de Inditex, llegaron a un acuerdo para fusionar las dos sociedades, de tal maneras que Telxius absorberá a Pontel, que quedará disuelta.

La operación no tendrá efecto alguno sobre sus participaciones en la empresa de infraestructuras de telecomunicaciones. Se producirá una vez que concluya el proceso de compra del 40% del capital social que mantiene KKR y que Telefónica y Pontegadea acordaron comprar por 215,7 millones de euros a comienzos de año. El grupo de Álvarez Pallete tendrá el 70% del capital, mientras que Amancio Ortega continuará con el 30%.

Beneficios estratosféricos

La fusión pondrá fin a cuatro años de trayectoria de la sociedad instrumental, constituida en septiembre de 2018, con unos resultados asombrosos. Pontel obtuvo unos beneficios de casi 2.560 millones en tres años, al cerrar con un resultado positivo en 2019 de 25,4 millones; de 51,3 millones en 2020; y de 2.483 millones en 2021.

La venta del negocio de torres de telecomunicación a ATC por 7.700 millones explica las mareantes ganancias. Ortega invirtió 378 millones en hacerse con el 10% de la empresa. Llegado 2022 había obtenido más de 200 millones en plusvalías y su porcentaje de participación se elevaba al 30%, que alcanzará cuando se cierre la operación con KKR.

Telxius mantiene como activo sus 6.600 kilómetros de cable submarino, un negocio que también estuvo en busca de comprador, pero los socios decidieron paralizar la venta y proseguir con la actividad debido a las bajas ofertas recibidas. KKR, con una trayectoria más larga en la empresa, decidió salir. Ahora, Telefónica y Pontegadea ajustan su relación, ya sin sociedad instrumental de por medio.