Telefónica augura estabilidad en Telxius tras “consolidar” la alianza con Amancio Ortega

La compañía anuncia un sólido crecimiento en la rentabilidad del negocio de cable submarino tras la venta de las torres de telecomunicaciones y la salida de KKR del accionariado

Amancio Ortega y José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica

Amancio Ortega y José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de Telefónica

Salvo un giro inesperado de los acontecimientos, Telefónica y Pontegadea han abierto un periodo de estabilidad en Telxius, que para el caso de la empresa de infraestructuras de telecomunicaciones no es otra cosa que desarrollar su negocio de cable submarino tras la venta de la división de torres y de la salida del accionariado de KKR el pasado febrero.

Después de esa operación, el grupo que dirige José María Álvarez Pallete da por «consolidada» la alianza con Amancio Ortega e inicia una nueva etapa para sacar rendimiento a los 80.000 kilómetros de cables submarinos de fibra óptica de alta capacidad que hasta hace poco intentaban vender.

Precisamente, las dificultades para completar la venta, tarea para la que Telxius había contratado a Société Generale y a Greenhill, y los bajos precios que ofrecían los potenciales compradores derivó en la salida de KKR, que ya había acumulado fuertes plusvalías por el negocio de torres. El brazo inversor de Amancio Ortega (30%) y Telefónica (70%) se quedaron el 40% de participación que tenía el fondo por 215,7 millones.

Con la venta paralizada, los dos socios pretenden explotar el cable submarino, maximizar la rentabilidad y esperar mejores oportunidades.

Los números de Telxius, al alza

Telefónica explica en su informe de resultados del primer trimestre del año que «Telxius ha mantenido un fuerte pulso comercial, incrementando el valor de los contratos firmados en el periodo en un 65% interanual, especialmente en las rutas norte-sur América». Gracias a esto, el OIBDA, una magnitud de rentabilidad que expresa básicamente el resultado operativo antes de amortizaciones, creció cerca del 9% («crecimiento de un dígito alto», según lo expresa Telefónica).

Añade que la compañía mejoró el ratio de servicios prestados a los clientes, «con más del 80% de las activaciones del servicios de capacidad realizadas en los últimos 12 meses efectuadas en su propia infraestructura», y que el tráfico aumentó un 8% interanual «sobre una base ya elevada».

Telxius está siendo una de las inversiones más rentables de Amancio Ortega. Con la venta de las torres de telecomunicaciones a ATC se anotó unas plusvalías de 330 millones en apenas tres años, quedándose el 30% del negocio de cable submarino.