Así impactó el Covid en los negocios del miembro más discreto del clan de Amancio Ortega

Incio Inversiones, el holding familiar de Josefa Ortega Gaona, cerró el 2020 con un beneficio de algo más de un millón de euros frente a los diez del ejercicio precedente

Así impactó el Covid en los negocios del miembro más discreto del clan de Amancio Ortega

El Registro Mercantil expone, un ejercicio más, la salud de los negocios de uno de los componentes más desconocidos del clan de Amancio Ortega, fundador de Inditex y primera fortuna de España. Domiciliado en la coruñesa calle Comandantes Fontanes, Incio Inversiones es el holding de Josefa Ortega Gaona, la hermana mayor del hombre que levantó Zara. Apenas hay imágenes de Pepita, cuyos negocios y vida discurren con absoluta discreción, el late motiv de la familia.

La progresión de Josefa Ortega en los negocios va pareja al impulso de Inditex. La empresaria, que ocupa la presidencia de Incio, abandonó en el año 2002 el consejo de administración de la multinacional textil por motivos de edad. En aquel momento ya se había beneficiado de los éxitos del grupo, aunque su discreta fortuna siguió engordando a través de sicavs e inversiones inmobiliarias.

Caída de beneficios

El año del Covid, Incio fue capaz de esquivar los números rojos, aunque sus beneficios se redujeron considerablemente. Con unos activos que se elevaron hasta los 127,9 millones de euros y unos fondos propios de 124 millones, la sociedad cerró el ejercicio de la pandemia con un resultado neto que rondó el millón de euros, frente a los 10,4 millones acuñados en 2019.

Hay que tener en cuenta que la cifra de negocio de la compañía se redujo de 191.000 a 115.00 euros. Sin embargo, el mayor hachazo se produjo en el apartado de ingresos financieros, que pasaron de 10,2 millones de euros a 102.149 euros.

Apuesta por el ladrillo

Habitualmente, la mayoría de estos ingresos proceden de los dividendos que obtiene la compañía por su participación en Artinver Activos, una sociedad inmobiliaria de que la posee un 50% y en la que comparte capital con otro ilustre ex de Inditex: José María Castellano que, en su caso, participa a través de Alazady, el vehículo de inversión familiar. El valor en libros de la participación asciende a 24,7 millones.

Del holding de Josefa Ortega también cuelga Riocaldo Inversiones, promotora inmobiliaria totalmente controlada por la empresaria y sus hijos (María José y Miguel Jove Ortega) y cuyo valor en libros, en este caso, asciende a 75,7 millones.

Sin deuda bancaria

En los negocios de Josefa Ortega Gaona se aprecia otra de las improntas de la casa: el nulo endeudamiento bancario. Explica la sociedad en su memoria que, a cierre de 2020, “mantiene en depósitos a corto plazo y tesorería 10,8 millones de euros”. Generados principalmente “por el cobro de dividendos procedentes de los beneficios obtenidos por su sociedad participada Artinver Activos, dichos saldos se conservan temporalmente con la finalidad de poder afrontar las inversiones previstas en los próximos ejercicios de forma directa, así como para poder financiar las adquisiciones inmobiliarias que tanto de forma directa o a través de Riocaldo Inversiones se realizarán en un futuro próximo, sin necesidad de acudir a financiación bancaria, siguiendo la tendencia de los ejercicios anteriores”.

Apuntan, no obstante, los administradores de la sociedad que, como consecuencia de la pandemia, “se han visto reducidas las oportunidades de inversión y las inversiones llevadas a término fueron menos de las esperadas”.

Josefa Ortega Gaona también es consejera de una sociedad de inversión de capital variable. La sicav Jogami que, con un patrimonio de algo más de 9 millones de euros, obtuvo una rentabilidad de un 4,88% en el primer trimestre del año, según los datos remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).