El dueño de Endesa mantiene sus térmicas de carbón mientras cierra As Pontes

Enel, con una capacidad instalada térmica que hasta hace un año superaba a la renovable, se da un plazo de cinco años para abandonar totalmente el carbón

Endesa asegura que las pruebas con biocombustibles alternativos no son rentables, por lo que apuesta por cerrar la planta de As Pontes el próximo verano. EFE /Kiko Delgado

Endesa asegura que las pruebas con biocombustibles alternativos no son rentables, por lo que apuesta por cerrar la planta de As Pontes el próximo verano. EFE /Kiko Delgado

Las hojas del calendario no caen al mismo ritmo en Galicia que en Italia o Chile, países con una fuerte presencia del Grupo Enel, propietario de Endesa.  El cierre de As Pontes, prácticamente irreversible tras la última decisión de la eléctrica, se anuncia en un momento en el que el grupo italiano sigue patrones temporales muy distintos en función del país en el que opera.

Enel está abonado a un proceso descarbonización que sigue prácticamente el mismo guión, pero la transición semeja más amable en otras latitudes, caso de Italia o Chile. En líneas generales, está reduciendo gradualmente el aporte del carbón: el grupo asegura que el cierre de las centrales alimentadas por este mineral se adelanta de 2030 a 2027. Es decir, dentro de cinco años. Queda claro que, frente a As Pontes, el propietario italiano de Endesa estira los plazos.

Misma estrategia, distinto ritmo

La estrategia de descarbonización que ha llevado a cabo Enel en países como Chile, Italia y España se ha saldado con las clausuras de las plantas de Endesa en Andorra (Teruel) y Compostilla (León) el 30 de junio del año pasado. Y ahora es el turno de As Pontes y Litoral (Almería).

A nivel mundial, solo en 2019 la capacidad instalada del Grupo Enel a partir de recursos renovables superó la de las fuentes térmicas, lo que da idea de su dependencia. Ese mismo año, un 56% de la producción neta de Enel tuvo como origen la energía convencional (nuclear, carbón, centrales térmicas y de ciclo combinado) frente al 44% procedente de las energías renovables.

El fin del carbón en Italia y Chile

Enel, controlado por el Estado italiano, tiene previsto el abandono total del carbón en dicho país en 2025. Los pasos son similares a los que se siguen en España. Italia ha abierto la puerta a las renovables gracias a la asignación de nueva capacidad.

En paralelo, el propietario de Endesa está dando los pasos necesarios para asegurar el cierre completo de la central de carbón de Brindisi en 2025 y, al mismo tiempo, garantizar la seguridad de la red eléctrica italiana, con el gas natural como aliado fundamental. Brindisi en Italia, como As Pontes en España, es una de las centrales más contaminantes de Europa.

El grupo también acelera el cierre de la central de carbón de Bocamina, en Chile, cuyas operaciones paran en dos fases, la última prevista para de mayo de 2022, fecha en la que también se detendrá la Unidad II de dicha central térmica. Si nadie lo remedia, será justo un año después de que se haya clausurado As Pontes.

Ahora en portada