El dueño de Jevaso gana dos millones como casero de su propia empresa

La sociedad Invaz83 facturó casi cuatro millones con su negocio de alquiler de naves a Jevaso en Arteixo, Zaragoza, Madrid y Barcelona

Imagen de archivo de las instalaciones de Jevaso

Imagen de archivo de las instalaciones de Jevaso

Beneficio por partida doble para el dueño de Jevaso. Jesús Vázquez Sobrino, propietario del grupo textil ahora inmerso en un cisma con la plantilla, saca provecho de las ganancias tanto de la empresa con sede en Arteixo (proveedor de gigantes como Mango o Inditex) como del alquiler de sus propias naves.

Y es que, a través de la sociedad Invaz83 SL, que hace referencia al 1983, año de fundación de la compañía, Jesús Vázquez Sobrino se embolsó otros 1,93 millones de euros. Se trata de una firma que en su objeto social asegura estar dedicada a la «cesión o transmisión a terceros -incluso en arrendamiento-, y explotación de fincas, terrenos, edificios, locales, viviendas e inmuebles en general».

Invaz83 cuenta con activos valorados en 95,2 millones de euros, según se desprende de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2021 que se encuentran depositadas en el Registro Mercantil de A Coruña. Del documento también se extrae que su facturación ascendió a los 3,78 millones de euros a lo largo de 2021 (su primer año en activo), de los cuales transformó casi la mitad en beneficio.

Entre los principales activos de la compañía figuran los propios centros de trabajo de Jevaso en Sabón, Zaragoza, Parets de Vallés y Meco. Invaz83 arrienda estas naves a la propia Jevaso, que este viernes vivirá una jornada de concentraciones en todas sus sedes tras la convocatoria de UGT FICA.

A estos inmuebles se suman otra nave en Bergondo y otra en Cambre, municipio este último en el que también cuenta con un local en propiedad, al igual que en Lugo.

Beneficios millonarios y guerra con la plantilla

Con este negocio inmobiliario, el dueño de Jevaso complementa así unos beneficios que en el caso de la firma arteixana ascendieron a los 5,9 millones de euros a lo largo de 2021 mientras que en su filial portuguesa Bretos Textil, con centro de trabajo en Braga, se situaron en algo más de 320.000 euros.

Fuentes del comité de empresa consultadas por Economía Digital Galicia critican que la compañía se acoja a condiciones laborales «de mínimos» pese a los beneficios millonarios que viene cosechando en los últimos años. Este malestar se ha visto agravado por el «trato vejatorio» que denuncian de mandos intermedios en todos los centros de trabajo de la compañía.

El otro «detonante» de las concentraciones que tendrán lugar en Arteixo, Madrid, Barcelona y Zaragoza con motivo del Black Friday ha sido la decisión de la empresa de reclamar a los trabajadores que trabajen 18 horas más. Por el diseño de los festivos en este 2022, la plantilla contaría con una jornada laboral de 1.800 horas laborales este año, frente a los 1.818 que tiene estipulados la empresa. Desde UGT FICA, sindicato mayoritario proponen que reducir las horas hasta las 1.732 pero, según avanzan, la dirección de Jevaso «se niega rotundamente».

Es por ello que la plantilla de la compañía está citada para las movilizaciones de este viernes, coincidiendo con el Black Friday. En el caso de Arteixo, está previsto que los trabajadores se desplacen hasta la glorieta de la ITV del polígono de Sabón para, posteriormente, pasar por delante de las instalaciones de Inditex y acabar con una concentración frente a la sede de Jevaso.