El Gobierno promete la conexión del hidrógeno de Galicia con el proyecto de Reganosa en el aire

Teresa Ribera asegura que Galicia no se quedará fuera del corredor del hidrógeno, pero el Gobierno debe decidir si avala y prioriza en Europa la conexión A Coruña-Zamora que lidera Reganosa

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica / EFE

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodriguez (c), y la vicepresidenta tercera y ministra de Transinción Ecológica, Teresa Ribera, conversan con periodistas tras la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE/Sergio Pérez

La intención del Gobierno de articular en España el primer hub europeo del hidrógeno deja todavía incógnitas en Galicia, uno de los territorios con mejores condiciones, por la abundancia de agua y viento, para producir el que se ha configurado como uno de los vectores energéticos clave en el proceso de descarbonización de la economía. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha tratado de disipar alguna de ellas este martes tras el Consejo de Ministros al asegurar que la comunidad no se quedará fuera del corredor que impulsa en Europa, pero sin aclarar cuándo y cómo se conectará.

«No se queda fuera del H2Med. Es una cuestión que había suscitado el Gobierno de la Xunta y creo que respondí hace unos días. El transporte del hidrógeno está planteado en el esqueleto integral de tuberías de transporte en la Comisión Europea con dos ejes vertebradores norte-sur, este-oeste, más algunas ramificaciones. La conexión con Galicia forma parte de ese proyecto en el que los dos transportistas operadores del sistema de gas, Enagás y Reganosa, han estado trabajando juntos. Así que no se queda fuera», zanjó la vicepresidenta tercera del Gobierno.

Las dudas respecto a la conexión gallega proceden de la planificación presentada el pasado diciembre a los fondos europeos de los Proyectos de Interés Común (PCI), que ofrecen financiación de hasta el 50% en el marco del programa REpowerEU. El diseño fija a Gijón como epicentro de un eje norte-sur desde Huelva y otro este-oeste desde Cartagena, coincidiendo con las ubicaciones de las regasificadoras de Enagás, incluida la de Barcelona, desde donde se extenderá la conexión internacional a Marsella por gasoducto. Sin embargo, no figuraba enlace alguno con Galicia.

Proyecto H2Med / Ministerio para la Transición Ecológica

El primer mapa del hidrógeno hizo que la Xunta pusiera el grito en el cielo. El vicepresidente económico, Francisco Conde, alertó de que Galicia quedaría como una «isla energética» y el presidente Alfonso Rueda exigió al Gobierno que rectificara, pidiendo un hidroducto entre Guitiriz y Zamora y conexión con Portugal. Incluso el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia, Juan Manuel Vieites, habló de una «discriminación evidente».  «No es muy coherente que si contamos con una cartera de proyectos que posicionarán a Galicia a nivel internacional y que previsiblemente contarán con financiación comunitaria, no se apueste por las infraestructuras necesarias que permitan su despliegue y competitividad», lamentó.

Meses clave en Europa

El proyecto que está sobre la mesa es el que impulsó Reganosa para enlazar A Coruña al corredor del hidrógeno a través de Zamora, el enclave elegido por Enagás y el Gobierno para el enganche con Celorico da Beira, en Portugal. La infraestructura está presentada a los Proyectos de Interés Común y recogida en la propia planificación de Enagás como una iniciativa de la regasificadora de Mugardos, cuya red de transporte de gas conecta la terminal de GNL con Guitiriz y Abegondo a través del gasoducto Tui-Llanera. Pero sus aspiraciones en Europa dependen del aval del Gobierno, que debe estipular si es una conexión prioritaria o si queda como una bifurcación secundaria de la red para una segunda fase de desarrollo.

Las consultas con Bruselas se extenderán al menos hasta marzo, lo que da tiempo suficiente para la rectificación del mapa inicial. Sin embargo, hay más elementos en el aire, como la propia definición y limitaciones de lo que la Comisión Europea entiende por hidrógeno «verde».

«Lo realmente importante es que todos trabajemos juntos, como hasta ahora lo ha venido haciendo Reganosa con el apoyo de la Xunta, para que esa infraestructura fundamental sea una realidad y lo sea entre las prioritarias», comentaron fuentes de la compañía gallega. «Vienen dos meses fundamentales por delante para lograr eso», añaden.

El hidrógeno atrae inversiones

Teresa Ribera aseguró que la planificación energética en Galicia está siendo «cuidadosa» y destacó la importancia de abastecer de renovables a la industria pesada, como el caso de Alcoa. Los proyectos de hidrógeno presentados en Galicia parecen ir más allá. Actualmente hay más de 1.000 millones en inversiones planificadas para la producción de hidrógeno verde, con iniciativas en el Puerto de A Coruña y en el de Vigo, además de la planta de Reganosa y EDP en As Pontes y la de Naturgy, Repsol y la regasificadora de Mugardos en Meirama.