El plan de Asteria para Coruñesa de Etiquetas: duplicar facturación y asalto al mercado francés

El grupo belga se marca como objetivo doblar sus ingresos en dos años tras la ola de compras de empresas como la de la gallega Coreti, con la que quiere desembarcar en el mercado del vino francés

Coreti

Imagen de Luis Fernández Vilela, histórico dueño de Coruñeas de Etiquetados, que ahora ejercerá como vicepresidente tras su venta a Asteria

Coruñesa de Etiquetas (Coreti) abre una nueva etapa. El grupo Asteria convertirá a la empresa gallega en la punta de lanza de su negocio en España tras hacerse con el 100% de sus acciones. Se trata de la última operación que la firma belga pone en marcha como parte de su plan para duplicar sus ventas en apenas dos años, un proceso de expansión que asignará un papel protagonista a Coreti para hacerse fuerte en mercados como el francés.

«El grupo Asteria está formado por 13 empresas, de las cuales tres están en Francia, pero ninguna de ellas está enfocada al sector del vino», revela Luis Fernández Vilela, fundador de Coreti y que durante los últimos 30 años ha pilotado el crecimiento de una compañía que ha pasado de hacer etiquetados adhesivos en un bajo de 100 metros cuadrados a facturar casi 20 millones de euros y contar con un cuartel general en Bergondo de 4.500 metros cuadrados de superficie.

Sinergias y diversificación de las líneas de negocio

Según Fernández Vilela, que permanecerá como consejero delegado formando tándem con Manuel Deza (nuevo director general), la operación abre el camino para que Coreti aproveche «sinergias». El objetivo que busca Asteria es un aprovechamiento mutuo por parte de una red de empresas que este año ha engordado por partida doble. Y es que la adquisición de Coreti, que se suma a la de la danesa Mantax, permitirá que la firma gallega potencie algunas líneas de negocio que hasta ahora permanecían relegadas a un segundo plano ante la pujanza de su negocio principal: el etiquetado adhesivo de vinos.

«Quieren potenciar la actividad en todos los mercados», recalca Fernández Vilela, que también avanza un mayor protagonismo en segmentos como el embalaje o la estuchería mientras al negocio del vino se le abren nuevas puertas en el exterior a esta compañía que emplea a 110 personas en Bergondo.

Asteria, objetivo duplicar sus ingresos

Además de la danesa Mantax y de la coruñesa Coreti, el gigante Asteria tiene avanzadas, según Fernández Vilela, las negociaciones para adquirir otras dos empresas en Europa y busca nuevas compras en España. El objetivo es que este crecimiento inorgánico permita doblar una cifra de negocios que en 2019 se situó en el entorno de los 150 millones de euros.

«La idea que manejan es de facturar en torno a 250 o 300 millones de euros en 2022», explica el ahora vicepresidente de Coreti. Precisamente la compañía coruñesa aportará casi una décima parte de esa facturación si, tal y como se prevé, cierra el ejercicio 2021 con una facturación récord.

Coreti se encamina a facturación récord

Y es que la compañía estima unos ingresos de 20,5 millones de euros para este año. Se trataría de la mayor cifra de toda su historia, superando a los 18,4 millones cosechados en 2019 y los 17,8 millones alcanzados en un 2020 marcado por la crisis del Covid-19.

«El año pasado caímos un 3,5%, pero ahora llevamos un crecimiento del 26% interanual y del 18% incluso respecto a 2019», apunta el fundador de Coreti, empresa que este mismo mes de agosto ha logrado un nuevo reconocimiento por su etiquetado de vinos.

En concreto, la firma ha diseñado el etiquetado de vinos como el Regina Viarum 2016, que se llevó la medalla de oro en los Premios Baco 2017, o de Bodegas y Viñedos´91, que se llevó un premio platino en los European Product Design Award