Glovo pide a sus riders que se den de baja en Trabajo como asalariados

Los directivos de la empresa de reparto a domicilio aconsejaron a los repartidores que acudan a las oficinas para volver a ser autónomos

Glovo no quiere a repartidores en nómina. La intención de la empresa, tal y como contó Economía Digital este viernes, es que el modelo siga siendo como el actual. Es decir, que los riders sean autónomos, a pesar de que el Tribunal Supremo y el Ministerio de Trabajo hayan dicho que no es legal dicha relación laboral.

Para ello, los directivos de la compañía aconsejaron en la reunión mantenida con los repartidores, a la que tuvo acceso este medio, que acudieran a las oficinas de Trabajo aquellos empleados que Inspección de Trabajo les había dado de alta. 

“Para dejar de ser trabajador en nómina debéis acudir a las oficinas de Trabajo, rellenar la documentación pertinente y dejar de tener una relación laboral con nosotros. Luego volveréis a formar parte de nosotros con trabajo de autónomo”, incidía la cúpula directiva de la startup.

Glovo se lava las manos

Pero en este paso, Glovo asegura a sus riders que ellos no pueden hacer nada: “Nosotros, como tal, no podemos hacer nada. No tenemos competencia en este sentido, solo podemos ofreceros asesoramiento”, afirma Miguel Ferrer, responsable de asuntos públicos.

Desde la dirección de la startup, esta sugerencia se hace, una vez que recibe una pregunta de un trabajador, para “que tengáis la libertad de escoger el modelo que más os convenza”.

Cabe recordar que Inspección de Trabajo se puso las pilas durante los últimos meses y empresas como Amazon, Uber Eats y la propia Glovo fueron obligadas a dar de alta a más de 18.000 falsos autónomos que mantenían una relación laboral con estas compañías.

Arenga a las manifestaciones

Por otra parte, las altas esferas de la compañía instaban a los empleados a “hacerse notar” para que el Ministerio de Trabajo hiciera caso a las peticiones de Glovo para que sí puedan ser autónomos y no asalariados. 

Haceros oír va a permitir que las administraciones entiendan que hay muchas personas que quieren seguir haciendo su trabajo como lo hacen actualmente”, arengan a los empleados.

Para ello, la dirección de Glovo sugiere a los riders que se pongan en contacto con las asociaciones afines a sus ideales y que desean seguir estando bajo el régimen de autónomos para que se planteen movilizaciones y protestas en las próximas fechas. “Lo mejor que podéis hacer es que vosotros mismos os agrupéis y seáis escuchados”.

Glovo confirma que se queda en España

Por otra parte, en medio de las especulaciones originadas hace meses cuando la empresa aseguró que tal vez tendría que marcharse de España, Glovo también confirma que va a permanecer en nuestro país.

“Glovo ha venido para quedarse, que nadie lo dude. Vamos a seguir operando en España aunque el Gobierno quiera imponer sus ideales”, inciden durante la charla que mantuvieron los directivos y sus empleados esta semana.

Oscar Pierre, CEO de Glovo

Desde la compañía entienden que, de llegar a implantar la nueva regulación para los repartidores autónomos, la empresa “tomará decisiones sobre lo que es mejor para los repartidores”.

Recado para la competencia

Por otra parte, la alta dirección de la empresa también tuvo unas duras palabras para otras sociedades del sector, como Just Eat Takeaway. “El modelo de Just Eat no es 100% cierto. ¿Cuál es? ¿Que le pasen la contratación de vuestra actividad a un restaurante? ¿O que contraten a un 10% o un 15% de los repartidores?”, se preguntó.

Cabe recordar que la multinacional de reparto de comida a domicilio Just Eat Takeaway.com anunció recientemente la contratación directamente a su propia flota de repartidores en España, que compatibiliza con el modelo que aplicaba hasta el momento, también laboral, basado en la subcontratación de otras empresas y la utilización de los mensajeros de los propios restaurantes disponibles en la plataforma. 

Críticas de los ‘riders’

Algunas de las plataformas consultadas por este periódico entienden que esta reunión fue una “vergüenza” debido a que estaba “totalmente preparada”. “Solo se leyeron preguntas que más convenían y no tuvimos ninguna voz durante los dos encuentros que se organizaron”, apuntan.

Por otra parte, los trabajadores son claros y reclaman que “no se espere a que actúe el Ministerio de Trabajo” para dar de alta a aquellos riders que siguen siendo autónomos y que “deben” ser considerados como empleados.