Isabel Castelo y Sandra Ortega: así superaron la pandemia los negocios de las dos gallegas de Forbes

Marcadas ambas por la discreción, la dueña de Seguros Ocaso y la poseedora de un 5% en el gigante Inditex han conseguido sobreponerse al reto del coronavirus en el terreno empresarial

Isabel Castelo, dueña de Seguros Ocaso, y Sandra Ortega, propietaria de Rosp Corunna y de una participación del 5% en Inditex. Fotos: Archivo EFE

Isabel Castelo, dueña de Seguros Ocaso, y Sandra Ortega, propietaria de Rosp Corunna y de una participación del 5% en Inditex. Fotos: Archivo EFE

La prestigiosa lista Forbes de grandes fortunas tiene desde hace años a dos empresarias gallegas como abonadas. Sandra Ortega, dueña de Rosp Corunna y poseedora de un 5% de Inditex, e Isabel Castelo, la dueña de Seguros Ocaso. A pesar de la consabida discreción de ambas, desde el absoluto silencio y sin apenas fotos, la hija de Amancio Ortega y Rosalía Mera acapara muchos más titulares que la presidenta de la histórica aseguradora, gallega de nacimiento pero madrileña en el mundo financiero por sus inversiones. Con más o menos fortuna, los negocios de ambas han conseguido superar ampliamente la pandemia.

Fortunas estimadas

El índice de Forbes de grandes fortunas mundiales estima que Ortega Mera es el segundo gran patrimonio de España por detrás de su padre, el cofundador de Inditex. El grueso de su riqueza reside en su participación en la textil con sede en Arteixo, aunque sus negocios se completan con inversiones que van desde el sector farmacéutico (Pharma Mar) al hotelero (Room Mate). Según la lista actualizada en tiempo real de la prestigiosa publicación, Sandra Ortega es, en estos momentos, la fortuna mundial número 350, con un patrimonio estimado de 7.800 millones de dólares, algo más de 6.500 millones de euros.

La fortuna de Castelo es considerable, aunque se encuentra alejada de los estratosféricos números de Ortega. En el último ranking de millonarios españoles, la empresaria ocupa el puesto número 60. A finales de 2020, la publicación económica le atribuía una fortuna de 375 millones de euros. Tradicionalmente, el índice le ponderaba una riqueza que rondaba los 700 millones. Sin embargo, en su última edición, Forbes reparte esa cantidad entre ella y su hija y heredera empresarial, Isabel de Mandalúniz.

Seguros Ocaso, un negocio a prueba de Covid

Lo cierto es que Seguros Ocaso ha solventado la pandemia sin grandes sobresaltos, como indica la memoria de sostenibilidad del grupo, recientemente publicada. Los beneficios obtenidos el año de la pandemia tan solo cayeron un 13%. Sus números, aún con la crisis del Covid, siguen siendo rotundos. El beneficio antes de impuestos del grupo fue de 84,1 millones de euros, frente a los 96,8 millones de 2019. La facturación del grupo se incrementó levemente, desde los 1.054 a los 1.067 millones de euros, correspondiendo el 98% al negocio asegurador.

En su memoria de sostenibilidad, los administradores de Ocaso indican que, precisamente para hacer frente a la pandemia, el grupo “activó los planes de contingencia previstos ante estas circunstancias, lo que ha permitido la continuidad de sus operaciones y el mantenimiento del servicio a sus clientes”. El grupo indica que se acogió al teletrabajo en aquellos puestos de trabajo donde era posible y que, “con respecto a la prestación del servicio a los clientes en los siniestros del ramo de decesos se han realizado las pertinentes adaptaciones tecnológicas para realizarlo de manera no presencial. Los servicios prestados han sido adaptados a la normativa sanitaria”.

Isabel Castelo y Sandra Ortega: así superaron la pandemia los negocios de las dos gallegas de Forbes
Isabel Castelo, presidenta de Seguros Ocaso, al lado del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo

Castelo, vuelta a dividendos

Explican los administradores que para hacer frente a la pandemia el grupo apostó por mantener “una posición reforzada de liquidez como medida preventiva ante la generación de un escenario adverso con incrementos de la siniestralidad y la pérdida de liquidez en los mercados financieros”. Hay que tener en cuenta que los fondos propios del grupo se elevan sobre los 1.343 millones de euros, lo que unido a su alto ratio de solvencia “hacen que mantenga un alto nivel de fortaleza financiera”.

Buena prueba de que las cosas marchan en los negocios de Isabel Castelo es que el grupo ha decidido volver a repartir dividendos este año. “Un exhaustivo y reflexivo examen de la entidad dominante ha posibilitado reanudar el reparto de dividendos, suspendidos por prudencia ante la situación de incertidumbre provocada por el Covid-19 en el pasado ejercicio”, se apunta en la memoria, en la que también se explicita que el reparto de dividendos previsto llegará a los 54 millones. La tenedora principal de las participaciones de la entidad en la propia Castelo d’Otega, con un 92% sobre el total.

Sandra Ortega hace caja

También Sandra Ortega, tras el hachazo del Covid, ha vuelto a ver sus ingresos vía dividendos incrementarse este ejercicio. Está previsto que este año la empresaria perciba unos dividendos de 110 millones de euros en base a su participación de un 5,053% en Inditex. El pasado 3 de mayo ya ingresó 55 millones y los restantes los recibirá en noviembre.

Aunque mucho más modesto, la dueña de Rosp Corunna también percibió esta primavera un dividendo de otra de sus apuestas inversoras, Pharma Mar. La ejecutiva se llevó algo más de medio millón de euros brutos en el reparto de dividendos dado su participación del 5,010%.

De Inditex a Room Mate

El grueso de la fortuna de Sandra Ortega, que pilota a través de su brazo inversor Rosp Corunna, lo configura su participación de más de un 5% en la multinacional textil fundada por sus padres. En estos momentos, su participación alcanzaría un precio en el mercado de 4.750 millones de euros. La compañía enfila la recuperación de manera acelerada, por encima de sus rivales, a tenor de los resultados correspondientes a su primer trimestre fiscal. Entre febrero y abril de este año, los de Pablo Isla computaron unas ventas de 4.942 millones de euros euros, frente a los 3.303 millones del primer trimestre del año de la pandemia. Con un beneficio neto de 421 millones de euros, la compañía, de momento, aún no alcanza las cifras precrisis. Las ventas están un 17% por debajo de las del mismo periodo de 2019. Sin embargo, con un online disparado y las tiendas de nuevo abiertas las perspectivas de recuperación son amplias.

Ortega también cuenta, no obstante, con inversiones complicadas, como el 31% que posee en la hotelera de Kike Sarasola, Room Mate, de la que busca salir. A través de Rosp Corunna también pilota otras inversiones inmobiliarias. Habrá que esperar a conocer sus cifras para analizar el impacto que ha tenido sobre ellas la pandemia, si bien en los últimos años, la ejecutiva ha optado, en la línea de Pontegadea, por el segmento de las oficinas frente a los activos hoteleros.

Oleiros, la ‘otra’ conexión de las ricas Forbes

Así, desde la distancia de sus inversiones, dos de las principales representantes de la comunidad en la lista Forbes tienen en común la solidez de sus fortunas. Eso, y algo más.

A pesar de hacer vida en la comunidad de Madrid, Isabel Castelo cuenta con una residencia veraniega en A Coruña. Una edificación de principios de siglo rehabilitada y situada en San Pedro de Nós, en el ayuntamiento de Oleiros. El mismo, por cierto, en el que reside Sandra Ortega.